Y después del Décimo Congreso qué?

x-congreso-upec.foto-juventud-rebelde

El Décimo Congreso de los periodistas cubanos dejó un grupo de acciones y a mi juicio una tarea de primer orden: hacer un mejor periodismo, a tono con esta época marcada por el avance de la tecnología y más parecido al país que somos.

La avalancha de desinformación sobre Cuba orquestada desde Estados Unidos no resulta desconocida, desde hace 60 años la mayor de las Antillas es tema que preocupa y ocupa a los más cercanos vecinos empeñados en desacreditar y casi demonizar a la isla, sueño de conquista devenida pesadilla, por lo inalcanzable.

Pero más que detenernos en esa realidad que nos acompaña desde enero de 1959 se trata de repensar como hacer mejor nuestro oficio, que no es el mismo de hace 20, ni 30 ni un año atrás.

Urge la originalidad, la búsqueda inteligente y convincente de una manera de decir, apartada de apología y frases triunfalistas. No se trata de publicar y ya, se trata de poner alma y vida en la obra que fraguamos, en el decir de manera directa, audaz, inmediata.

Carencias es verdad que existen, no se pueden ocultar y es sabido que en la época que vivimos, no resolvemos el arte de hacer periodismo, solo a pluma, agenda y grabadora, ya las herramientas son otras si realmente queremos estar a tono con el momento, en el que sin duda la competencia tecnológica marca la diferencia.

Pero más allá de esa realidad que nos acompaña en este camino diario tras la noticia, las fuentes de información y el acceso a internet está esa imprescindible herramienta que es la perseverancia, el estudio, la actualización, se trata de alimentar el conocimiento, porque serán siempre vitales si queremos lograr mayor adultez en el Periodismo.

Podemos cuestionarnos qué lugar ocupamos a la hora de dar la noticia, cuando sabemos que hoy cualquiera tiene un móvil y de inmediato puede subir a la red lo que ocurre.Eso es verdad, pero no todo lo que así se hace es Periodismo.

Podemos no ser los primeros, pero cuando ubiquemos nuestro de reporte ha de ser el más cabal, inteligente y apegado a la verdad. No se trata de sembrar el espaviento, se trata de llegar certero y convincente, de ser referencia creíble y confiable.

Y después del Congreso ya no somos los mismos. La campaña de desinformación contra Cuba está ahí, empujando a toda costa para ganar espacios. Como hace 60 años la mayor de las Antillas expuso al mundo la Operación Verdad, ahora es válido mirarnos y saber de qué manera libramos nuestra Operación Verdad. No tenemos todos los recursos tecnológicos, pero sí la convicción y las ganas. En fin, tenemos la palabra

 

Y después del Décimo Congreso qué?
4.8 (96.52%) 23 votes

Artículos relacionados

Deje su respuesta

avatar
  Subscribir  
Notificar