Y cambió la vida para el campesinado cubano

0
66

Con el Triunfo de la Revolución Cubana, cesaron los abusos y atropellos en los campos de la Mayor de las Antillas, fue entonces que se materializaron los sueños  de esos hombres  que entregaron su vida por los derechos de los campesinos. 

Cuan orgulloso y feliz se hubiera sentido Niceto Pérez García, mártir de ese sector y activo luchador de la Asociación Campesina con la promulgación de la primera Ley de Reforma Agraria, el 17 de Mayo de 1959, un momento de gloria para las mujeres y hombres de los campos cubanos y que coincidía con el décimo tercer aniversario de su asesinato. 

Para él este sería el mayor logró por  que con esta legislación se le propinó un duro golpe a los latifundistas nacionales que velaban de una manera u otra por los intereses del gobierno yanqui, además la tierra por fin, pertenecía a los que la trabajaban, a esos que la abonaban con su sudor, con esfuerzos y esperanzas, como lo hiciera él en su pequeña finca María Luisa, ubicada en la zona del Realengo 18,  en Guantánamo. 

Con esta acción no solo se materializaba uno de los postulados de La Historia me Absolverá, sino también los ideales que por mucho tiempo defendió Niceto Pérez en la Federación Campesina de Oriente. 

Otra de las quimeras de Niceto se convirtió en realidad otro 17 de mayo pero de 1961, fue la creación de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP), organización que los agrupa y  representa. 

En toda Cuba cada 17 de mayo se celebra el día del campesinado cubano en memoria de Niceto Pérez García un hombre que dejó un legado de justicia social para las jóvenes generaciones y en especial para el campesinado cubano.

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre