Una nueva motivación para inflar globos

0
22

Poco más de 4 años tendría mi hija cuando una fuerte neumonía acompañada de un ataque de asma bronquial la mantuvieron internada durante 10 días en el Hospital General Leopoldito Martínez de San José de las Lajas, un centro asistencial que como todos en Cuba brinda sus servicios gratuitamente.

Ante el asombro de la familia que veía esta enfermedad como un mal ajeno a nuestra descendencia, transcurrieron los días entre la disnea y la tos frecuente que paralizaba desgarradoramente cada fibra de mi cuerpo.

Así, minuto a minuto apareció luego del tratamiento adecuado, la esperada mejoría, pero no la cura definitiva porque persistía una pequeña lesión que dañaba la base de su pulmón derecho. Fue entonces que los médicos decidieron indicarle fisioterapia respiratoria como alternativa para su completa recuperación.

Darío, fue el especialista encargado, más allá de su sonrisa y buen ánimo lució una bata blanca impecablemente que a mi pequeña imagino le resultaría sinónimo de los pinchazos y medicamentos, necesariamente recibidos.

Grande sería su sorpresa al descubrirse en una sala llena de colores y juguetes, especialmente diseñados para la rehabilitación de los niños hospitalizados; allí Darío le ofreció un aditivo y la convidó a inflar globos para permeabilizar los bronquios y llevar el aire a la zona afectada;inhalar y exhalar se convirtió pronto en un juego de cuyo resultado nacían hermosos balones que iluminaron los ojos de mi hija y que con la frecuencia contribuyeron a su recuperación total.

Un año después ante la aparición del más leve catarro,  con el mismo entusiasmo que en algunas fechas festivas ella pone en práctica esta técnica para mejorar su función respiratori aporque ahora tiene una nueva motivación para inflar globos.

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre