Un sitio donde germina la historia

0
2

Los sucesos del 26 de julio de 1953 acontecidos en la ciudad de Santiago de Cuba se inscribieron en la historia como una página de valor y dignidad.

Un grupo de jóvenes dirigidos por Fidel Castro tuvo a la Granjita Siboney, en las afueras de Santiago de Cuba, como último hospedaje antes de partir al cuartel Moncada.

Allí los asaltantes juraron salvar a la Patria, y ratificaron su vocación humanista como perpetuo homenaje a José Martí, a quien no dejaron morir en el año de su centenario.

Aunque la acción, no logró su principal objetivo, tomar la mayor fortaleza de la región oriental, sí demostró la efervescencia de la juventud de entonces, decidida a todo por la libertad.

Hoy, la Granjita Siboney, convertida en museo, abriga anécdotas, pasajes que no se olvidan, legado de una generación que asaltó la esperanza y definió el camino al futuro.

Hasta las afueras de la ciudad de Santiago de Cuba acuden a diario personas de todo el país y foráneos para conocer más de los sucesos que marcaron la rebeldía nacional

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre