Un flamboyán que cuenta su propia historia

0
25

Al flamboyán que está en medio del parque le han nacido ramas nuevas, y es que la curiosidad por saber cómo se forman pioneras y pioneros lajeros le ha servido de abono.

El viejo arbusto recuerda con cierta nostalgia tiempos pasados, cuando varios niños contemplaban con tristeza desde sus bancos, a otros que disfrutaban de los juguetes obsequiados por los reyes magos…para entonces el arbusto se cuestionaba una y otra vez la bondad parcializada de aquellos monarcas navideños.

También mi buen amigo el árbol pudo apreciar muy de cerca como Andrés el octogenario que todos los días barría el parque se veía obligado a tomar limosnas para un desayuno, a Rosita, la lavandera la contemplaba lastimosamente con la cesta repleta de ropa para ser blanqueada con los frágiles nudillos de sus dedos empeñada en garantizar el sustento de sus críos.

Hoy el macizo se apropia de nuevas historias,atrás quedaron aquellas que más de una vez lo arroparon de tristeza; hoy pañoletas azules y rojas le transmiten alegría y un busto de José Martí que habita en una de sus aceras manifiesta de la manera más auténtica el concepto de igualdad, desde la inspiración de su prédica.

Ahora, ese hermoso flamboyán, marcado desde sus raíces por el paso de los años está colmado de nidos de pájaros y nubes que acarician sus ramas más altas, y desde esa elegancia que le distingue confiesa desde el lenguaje imaginario su mayor secreto: “la felicidad que hoy le asiste” 

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre