Sentirse cubano es identificar nuestra cultura

0
14

Cuba es un gran ajiaco, esta es una de las expresiones que  repetimos luego  de haberlas dicho el intelectual Don Fernando Ortiz, considerado el tercer descubridor de la Mayor de las Antillas. En su concepto se valió de las censuradas y marginadas expresiones populares para demostrar que el mestizaje es lo nuestro, es lo que más se acerca a lo que fue y somos nosotros: lo cubano.

Si nos referimos a la transculturación es menester explicar la mezcla que nos define debido a la influencia de Europa, África y Asia. Todas ellas juntas dieron lugar a nuestra identidad.

Sin lugar a dudas, la cultura es un proceso acumulativo y el presente no puede desvincularse del pasado. Pues todo ser para sentirse completo, debe responderse las eternas preguntas existenciales e inquietudes del hombre.

Sentirse cubano es identificar desde dentro nuestra propia cultura, tradiciones, hábitos y las disímiles religiones. Sentirse cubano es advertir los matices de los que habitamos la isla al caminar, sonreír, y en los ademanes.

Lograr una verdadera identificación es percibir las tonalidades de nuestro continente personal, del idioma, de las comidas peculiares. Es disfrutar al ritmo del tambor, saborear un buen sorbo de café, emocionarse con un exitoso juego de béisbol y deleitarse con la sabrosa caldosa que nos acompaña cada 28 de septiembre.

La cubanía está en la tipificación de la arquitectura nuestra como seres humanos. Está en el ron, en el tabaco y la caña de azúcar. La cubanía está en los vocablos populares que enriquecen las conversaciones entre los coterráneos.

Sentirse hijo de esta isla es no desprenderse de ella sea el lugar donde te encuentres. Es llevar a rastros la alegría, hospitalidad y sencillez del cubano. Es marcarse la piel y el corazón con el aroma de los campos.

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre