Optimismo y pasión siempre en su mirada

0
21

A más de tres décadas de noble dedicación quienes la conocen pueden visualizar en el día a día optimismo e ímpetu en sus ojos; ella es una mujer afable, de mediana estatura y cuerpo erguido, cuya experiencia y devoción por el trabajo la hacen merecedora del respeto y admiración de quienes la conocen.

Ella es Marta Amalia Álvarez Gil, Investigadora Titular en el Instituto Nacional de Ciencias Agrícolas (INCA) de San José de las Lajas, dedicada al mejoramiento genético del tomate.

En ese empeño de conjunto con su grupo de trabajo ha logrado nuevas variedades del gustado vegetal denominadas Mara, Yaily, Amalia, Mariela, entre otros nombres femeninos designados por ese colectivo de mentes de ciencia y corazones plenos de amor.

El Departamento de Genética y Mejoramiento de las Plantas alcanza su verdor de galagracias al virtuosismo, la simpatía y humildad de esta lajera galardonada por sus logros científicos con premios y reconocimientos.

Marta Amalia es así, es la mano aliada que también destina un tiempo para asesorar tesis de doctorado y maestría con el deseo generoso de hacer germinar nuevas semillas para garantizar los mejores cultivos de un mañana cercano.

En la institución científica testigo de su consagración y desvelos la presencia de Marta también cuenta con la del Investigador Titular y Doctor en Ciencias, Rodolfo Raymundo Plana Llerena, quien actualmente es su fiel compañero y padre de la más pequeña de sus hijas.

A esta protagonista, que a diario sorprende con su voluntad la describen también la sencillez y ternura y especialidades inmensas como madre, maestra y compañera.

Para ella son los aplausos de sus compañeros y admiradores, esos que en el día a día verdaderamente la saben grandiosa, inteligente, resuelta a ganar la más añorada batalla en la investigación y la vida.

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre