No se puede olvidar la historia

Amanecía la mañana de la Santa Ana, la historia cariacontecida  disponía de una  jornada difícil, pero heroica, como la misma ciudad de Santiago de Cuba, territorio que acoge los restos de la madre de los Maceos, Mariana Grajales, y que como diría el poeta Manuel Navarro Luna “Es Santiago de Cuba no os asombréis de nada … “

Jóvenes que no dejarían morir las ideas del Apóstol en el año de su centenario entrarían a la historia escribiendo una de las páginas más gloriosas de la lucha por la independencia de Cuba, iniciada en el 1868, con la Guerra de los 10 años.

Más de 6 décadas  han trascurrido desde que valientes jóvenes cubanos asaltarán los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes bajo la dirección del líder indiscutible de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz, tiempo en el que se multiplica el espíritu de los cubanos de darlo todo por la defensa de nuestra soberanía e igualdad social.

Quedan latentes en los corazones de familias de toda Cuba las secuelas de aquellos hechos que marcaron la ruta a seguir por los cubanos de todas las generaciones, el dolor de quienes perdieron a sus seres queridos y  el compromiso de luchar por mantener vivas los ideales por los que en esa histórica gesta entregaron sus vidas.

 El ejemplo de Abel Santamaría, Renato Guitart, los hermanos Gómez y muchos otros combatientes, rige  el quehacer de un pueblo, que con más de medio siglo  de bloqueo económico del mayor imperio del mundo ha desafiado huracanes, las más viles maniobras para  ser doblegado por hambre, leyes injerencistas y proyectos anticubanos. Un pueblo que no se desarraiga del legado de patriotismo de sus héroes y mártires y  que no está dispuesto, a olvidar su historia. 

Por favor valore el artículo

Artículos relacionados

Deje su respuesta

avatar
  Subscribir  
Notificar