Mayi, un secreto familiar

0
12

El secreto de una receta familiar única, la variedad de productos y la aplicación de alternativas innovadoras identifican a la Mini-Industria Mayi de San José de las Lajas, un centro con incremento en sus capacidades de producción y con ventas que ascienden a alrededor de 90 mil pesos mensuales.

Esta entidad perteneciente a la Cooperativa de Créditos y Servicios (CCS) Reinaldo García utiliza el excedente de sus producciones para elaborar sus más de 20 productos, puré de tomate, salsa Vita Nuova, vinagre, vino-seco, mostaza, pasta de ajo, mojo criollo, encurtido de vegetales y pulpa de pimientos.

William Ochoa Pérez, administrador de esa industria lajera expresó que “todas las elaboraciones son ecológicas, no contienen químicos, los colorantes son de los mismos alimentos y la fecha de vencimiento de los productos según certificó el Ministerio de Salud Pública es de aproximadamente un año”  

El proceso de envase es sencillo. Gracias a los contratos con LABIOFAM se realiza en distintos tipos de frascos: botellas, potes y pomos de boca ancha y estrecha. Es fundamental porque quedan herméticamente cerrados  y no permiten la entrada de oxígeno, causante de fermentación o putrefacción, argumentó la elaboradora Yuselis Roque Rodríguez.

Fundada en el 2011, la mini-industria casera procesa los alimentos a través de  máquinas fabricadas por propios trabajadores. Ochoa Pérez agregó que “un trabajador reprodujo una máquina industrial, pero más pequeña con el fin de moler durante tres o cuatro horas entre 200 y 300 cajas de tomate. Así logramos disminuir el tiempo de trabajo y ser más eficientes”

La despulpadora de la pequeña industria separa la pulpa de la semilla, sirve para procesar el tomate, el ají, el mango y posibilita la obtención de semillas para re-utilizarlas, siempre que se transite por un proceso de certificación.

Alimentos como el tomate o el ají se muelen por temporada y la pulpa obtenida se conserva en aras de tener materia prima durante todo el año.

Según expresó a este sitio digital el tecnólogo Orestes López Trujillo la parte más difícil es la zafra, cuando es temporada de tomate, que es a tiempo completo; comenzamos a las siete de la mañana y a veces son las once de la noche y todavía estamos trabajando.

Las ricas producciones Mayi se consolidan en el mercado local y se extienden a otros municipios de Mayabeque gracias a la aceptación de los pobladores, fieles consumidores de este sabor exclusivo transmitido de generación en generación.

Es una experiencia a extender a todas las cooperativas de la provincia para aprovechar al máximo los productos del campo, reducir los precios y propiciar una alimentación familiar adecuada

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre