La tempestad de este siglo

0
6

El latir de la noticia irrumpe en nuestras vidas y marca la tempestad de este siglo abrumado por la inequidad, la pobreza, las guerras y la discordia entre los más con los menos, como epidemia que aún no encuentra la cura

El gobierno de Estados Unidos calificó a Venezuela  como una amenaza a su seguridad nacional, Cuba permanece en la lista oscura que la signa al lado del terrorismo, no entiendo nada, no me gusta la política, por ello como disciplinada alumna voy al maestro de ayer y de hoy.

Acudo al más universal de los cubanos con la perspectiva de nutrirme de su sabia, de su mirar más allá del horizonte y desde octubre de 1883 llega su pensamiento como lección oportuna.

“Todo nuestro anhelo, -decía el apóstol-,está en poner alma a alma y mano a mano los pueblos de nuestra América Latina. Vemos colosales peligros; vemos manera fácil y brillante de evitarlos; adivinamos, en la nueva acomodación de las fuerzas nacionales del mundo (…) Pensar es prever. Es necesario ir acercando  lo que ha de acabar por estar junto.”

 Incomparable Martí, desde el siglo 19 llega con la alerta aplomada al pecho ante la noticia que asalta la esperanza

La alianza latinoamericana solicitó a Estados Unidos establecer un diálogo con Venezuela como “alternativa” al conflicto con su gobierno.  Los mandatarios de la Alba propusieron conformar un “grupo de facilitadores” de la CELAC,UNASUR, ALBA y CARICOM que promuevan “una diplomacia de compromiso entre EE UU y Venezuela para aliviar las tensiones”.

El reclamo al presidente Barack Obama invita a anular el decreto que considera la situación política de Venezuela una “amenaza inusual y extraordinaria” para la seguridad de EEUU.

Y vuelvo al maestro que me absorbe desde su lección temprana, escrita desde otros ayeres pero fresca y clara para este tiempo:“Política es eso: el arte de ir levantando hasta la justicia la humanidad injusta; de conciliar la fiera egoísta con el ángel generoso; de favorecer y de armonizar para el bien general, y con miras a la virtud, los intereses.

Las noticias singuen su andar, valdría la pena anudar lo mejor del pensamiento humano para hacer la calma tras la tempestad de este siglo, donde  la pobreza, la guerra, los conflictos, el odio, la ambición y el egoísmo danzan al compás de una sinfonía extraña ávida de partituras arropadas de paz.

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre