El Che, imprescindible siempre

0
6

Ernesto Guevara de la Serna visitó varios centros fabriles San José de las Lajas; uno de ellos fue la ya desaparecida Fundición “Pablo Valdespino”, donde resultó uno de los protagonistas de una competencia Inter Oficio. 

Fue precisamente el 22 de septiembre de 1964, sin lugar a dudas un suceso inolvidable para todos los que tuvieron la posibilidad de compartir esa jornada con el Che; así me lo expresó Julián Rodríguez Márquez, uno de los obreros presentes en esa competición. 

Julián, mi abuelo, se entusiasmaba mucho al relatarme sobre ese hecho, los recuerdos quedaron impregnados en su mente porque allí el Guerrillero Heroico, según sus palabras, “demostró una vez más su liderazgo y porque fue el propulsor del trabajo voluntario”. 

La dinámica de esa competencia era trasladar 64 mil planchas para carbón en carretillas desde la puerta principal hasta el fondo de la nave; la distancia a recorrer era aproximadamente de 100 metros y el tiempo calculado por los obreros más experimentados del centro para su transportación sería de seis horas como mínimo, pero con el entusiasmo, la perseverancia del Che y su “Brigada Roja” del Ministerio de la Industria, la tarea se realizó en tres horas. 

Una anécdota muy curiosa sucedió al iniciarse esa jornada voluntaria, devenida también en tope amistoso entre fundiciones. Todo comenzó cuando el Comandante tomó la primera carretilla; de repente frente a él apareció un compañero con una cámara fotográfica para sacar unas instantáneas.El Che con mucha delicadeza y ecuanimidad, dejó su vagón y le preguntó de dónde era, a lo que el interpelado respondió:Soy el responsable de la divulgación en el sector metalúrgico. 

Entonces el Che le dijo:Bueno vamos hacer una cosa, quítate la camisa y después que carguemos las planchas nos tomamos una foto los dos juntos ¿quieres?El hombre aceptó y se incorporó a la actividad y al calor del trabajo olvidó tomar de nuevo la cámara fotográfica. 

La segunda parte del programa era incursionar en la fundición. El primero en mostrar sus habilidades fue Guevara de la Serna.A él solo le bastaron unas pocas indicaciones para desempeñarse en la tarea como el más experimentado de los trabajadores de las fundiciones de la Empresa Metalúrgica Ferrosa. 

Esa fue una jornada muy productiva ya que recaudaron 6 mil pesos en piezas de maquinarias, hornillas y conexiones sanitarias. Un día que fue muy especial para la vida de mi abuelo que guardó en su memoria para siempre la presencia del Che y sobre todo su ejemplo, ese que le distinguió y quedó como legado para los obreros de la que fuera la Fundición Pablo Valdespino.

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre