Desde Yara hasta la Sierra

0
7

La historiografía tradicional es recurrente con el denominado Grito de Yara. En realidad asistimos a una imprecisión que debiera ser rectificada, al margen de una casi insalvable tendencia repetitiva. Los célebres sucesos de Yara se verificaron en la tarde-noche del 11 de octubre de 1868. El verdadero grito se dio en la mañana del 10 de octubre en el ingenio Demajagua

Cuando de aclaraciones se trata, se dice que en Yara ocurrió el primer combate de nuestras guerras de independencia. Tampoco es exactamente así, el día 9 de octubre un hermano de Carlos Manuel de Céspedes, Pedro María, libró una acción contra la Capitanía Pedánea de Vicana.  Hasta tanto se pruebe lo contrario, esa sería la primera página bélica de aquellas contiendas. Para entonces ya había mucha gente alzada en el monte, y nadie podría desestimar la posibilidad de alguna escaramuza que no ha trascendido si es que ocurrió. 

Como es lógico suponer, en un primer momento, aquella anunciación en el ingenio Demajagua el 10 de octubre prácticamente pasó inadvertida. No fue el caso del sonado combate del anochecer del día 11 en Yara, contenido en mensajes graves al Capitán General Francisco de Lersundi, y que acaparó la atención de la prensa habanera y española. 

El peso de los sucesos en Yara terminó por imponerse. Martí denotaba la disyuntiva, o Yara o Madrid. La Revolución de Yara es el título del libro de Fernando Figueredo Socarrás. Incluso, se integra en la energía de un himno: Desde Yara hasta la Sierra/ camino de lucha impar…, nada podría negarle a Yara un lugar en la alborada, pero adjudicarle el sitio del Grito del 10 de Octubre es un error histórico que academias y claustros deberían enmendar.

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre