De cara al tiempo

0
109

Una de las  estaciones meteorológicas de Cuba está en San José de las Lajas, específicamente en el Consejo Popular de Tapaste y de ella se conoce información sobre las condiciones del clima en áreas próximas a donde se encuentra ubicada. 

Así, los lajeros recibimos  información minuciosa, tanto en invierno como en verano, sobre las temperaturas, los vientos, las lluvias y el mar en el caso de los municipios próximos a las costas. 

El valioso trabajo que realizan los especialistas en esa instalación apoya también al Instituto de Meteorología, encargado de ofrecer diariamente partes del estado del tiempo en los medios de comunicación nacionales. 

Esa constancia influye también en la educación popular, pues cada quien busca la referencia meteorológicas para tomar decisiones en cuanto a paseos y otras actividades. 

El primero de junio inició en Cuba la temporada ciclónica que se extiende hasta el 30 de noviembre. Históricamente durante ese período, nuestra isla ha sido asediada por eventos hidro–meteorológicos de gran magnitud, que han casionado cuantiosas pérdidas económicas y vidas humanas. 

Para prevenirlos, desempeña un papel fundamental la Defensa Civil, que se rige por los pronósticos meteorológicos, ciencia interdisciplinaria, rama de la Física de la atmósfera que estudia el estado del tiempo, el medio atmosférico, los fenómenos allí producidos y las leyes que lo rigen. 

Desde la antigüedad se tiene constancia de la observación de los cambios en el clima, asociados al movimiento de los astros, las estaciones del año y los fenómenos atmosféricos. 

El paso de los ciclones es tan antiguo que según cuentan los colonizadores, los aborígenes conocían bien la diferencia entre Frente Frío, Tornado, Huracán y otros fenómenos climáticos. 

Ya inició la temporada ciclónica en Cuba y es esencial  mantenernos informados sobre las condiciones del tiempo en las localidades de la provincia y estar alertas para tomar las medidas pertinentes y contribuir con el estado a la protección de las personas y los bienes de la economía.

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre