Contradictorios visitantes en el boulevard de San José 

0
9

 

El boulevard de San José de las Lajas recibe por estos días la acción de un equipo dispuesto a resolver la contradictoria situación provocada por las aves migratorias que insisten en pernoctar en el follaje de los árboles del área, pero junto con la alegre algarabía contaminan con sus eses el ambiente del centro urbano.

Por eso al frente del equipo para la solución del problema llegó Aurelio Díaz Piña, un experimentado hombre de campo, a quien sus allegados conocen con el sobrenombre de El Coco. Aurelio manifiesta que con una técnica sencilla ellos podrán cambiar los hábitos de estas aves, como ya lo hicieron en áreas del Complejo Lácteo.

Él asegura que colocarán unas cuerdas por encima del follaje de los árboles ya podados. De ellas colgarán aditamentos como latas y otros medios que produzcan ruido al ser movidas las cuerdas. Ese ruido hará que las aves se asusten y ante la persistencia abandonarán la estancia y el hábito de pasar la noche en este sitio.

Lo cierto es que la aparición de las aves en el boulevard lajero afecta la asistencia de las personas a las actividades culturales que se realizan en ese hermoso escenario de la capital de Mayabeque y el disfrute del lugar, pues cada mañana la higiene empeora por esta causa.

Las aves acuden con su algarabía al caer la tarde y ponen en riesgo la estancia de quienes allí se reúnen a compartir momentos de alegría o a saborear las ofertas de la gastronomía local. Los visitantes se preocupan entonces porque en cualquier momento la conversación o los aperitivos  pueden ser víctima de quienes desde el aire contaminan el espacio.

En aras de proteger el medio ambiente sin causar daño, es que se han podado los árboles, buscando disminuir el follaje y con ello las posibilidades de que las aves encuentren refugio en otras arboledas alejadas del centro urbano.

Y por supuesto nadie se debe enojar por la conducta de estos valiosos animalitos, pues en realidad son ellos los que más derecho tienen a posarse allí, donde crezcan los árboles para beneficio del planeta. Por eso hay que tratar de persuadirlos sin maltrato. 

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre