Continúa el gigante su paso a la inmortalidad

0
22

Mientras millones de cubanos lloran la muerte del líder histórico de la Revolución Cubana, a lo largo y ancho de toda Cuba su figura se agiganta, el eco de un clamor unánime lo mantiene hoy más vivo que nunca: Yo soy Fidel, el pueblo es Fidel que se multiplica y crece como las mismas montañas de la Sierra Maestra que otrora este gigante convirtiera en la casa de los hombres dignos dispuestos a alcanzar la independencia de Cuba al precio que fuese necesario. 

No cesan las muestras de amor, llanto, consignas, banderas que reciben a su paso los restos inmortales del Comandante en Jefe, sin que disminuya el fervor revolucionario, sin que desaparezca el dolor. Los cubanos estamos más comprometidos ahora que nunca con llevar adelante el proyecto social que nos legó. 

Allí en compactas filas los jóvenes dedicaron su último adiós, algunos escribieron su nombre en la frente, otros lo saludaron a su paso, gritaron consignas o guardaron un minuto de   silencio como muestra de respeto al héroe de mil batallas. 

 La juventud acudió a la última cita con nuestro líder para patentizar que en las nuevas generaciones continuará vivo el expedicionario del Granma, el asaltante del Moncada, el combatiente de la Sierra, el Fidel que entró triunfante a la Habana aquel 1ro de enero de 1959 y fue guía indiscutible de la Revolución Cubana hasta su muerte. 

Continúa el gigante su paso hacia la inmortalidad y su pueblo  lo acompaña. 

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre