Comunicación: herramienta ideal cuando enfrentamos un divorcio

0
14

La separación de una relación de pareja deviene trauma para ambas personas que conforman la unión, así también perjudica afectiva y sentimentalmente a los hijos que quedan de esa  alianza matrimonial o consensual. La comunicación se vuelve en estos casos la única forma de resolver los problemas lo más civilizado y armónico posible, de manera que los pequeños no sufran más, que la cuota que los adultos destinaron para ellos cuando decidieron separarse. 

 Si la relación verbal se ve afectada, y esto deriva daños a terceros, entonces se precisa de la orientación de un especialista en psicología que guíe el camino a seguir para que el divorcio o separación proporcione menos daños y no se empañe la imagen de los padres ante los hijos. 

Si así de fácil no se resuelve, el Tribunal Municipal está a la escucha de ambas partes para conciliar los derechos y deberes que a cada uno le concierne. 

Los padres tienen la obligación de ponerse de acuerdo y determinar cómo será la vida de sus hijos en lo adelante, pero siempre sobre la base del respeto y entendimiento, con el fin de hacer más felices a quien resultó ser el fruto de un gran amor. 

El matrimonio es solo un contrato y puede romperse en cualquier momento si así lo desean las partes; pero los hijos, no deben llevar sobre sus hombros una carga que no les corresponde; por tanto, mantener una relación amigable es la única vía para ser feliz.

 

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre