Camilo Cienfuegos

0
4

Camilo Cienfuegos Gorriarán (Lawton, 6 de febrero de 1932Cuba, 28 de octubre de 1959). Combatiente y revolucionario cubano. Expedicionario del Yate Granma. Uno de los pilares fundamentales de la gesta armada que derrocó a la tiranía pro imperialista del dictador Fulgencio Batista el 1 de enero de 1959. Amigo inseparable de Ernesto Che Guevara. Su valor hizo que el pueblo espontáneamente le otorgara el título honorífico de Héroe de Yaguajay y Señor de la Vanguardia.

Tras el triunfo de la Revolución Cubana es designado Jefe del Estado Mayor del Ejército Rebelde, cargo desde el cual se ocupó de la detención de Hubert Matos tras el intento de sublevación en Camagüey.

El avión en que viajaba desaparece el 28 de octubre de 1959 en un viaje desde Camagüey a La Habana y nunca fue encontrado. Ese día los pioneros cubanos lanzan flores al mar y a los ríos de toda Cuba como muestra de tributo a su vida y obra.

Primeros años

Nace el 6 de febrero de 1932 en la barriada habanera de Lawton, La Habana. Hijo de padres originarios de Pravia, Asturias y de Castro Urdiales, Cantabria, de humilde extracción social.

La familia Cienfuegos Gorriarán estaba encabezada por Ramón Cienfuegos, sastre de profesión y anarquista de pensamiento, que luego se fue acercando hacia líneas socialistas lo cual lo evidencia entre otras cosas el hecho de haber escogido para maestra de Camilo a una profesora de filiación comunista, y aunque este hecho pueda parecer insuficiente a un primer análisis no lo es tanto si consideramos que la corriente anarquista y su variante anarco-sindicalista habían sido en Cuba, hasta el momento, frenos para el accionar socialista debido a la resistencia que oponían los representantes del anarquismo a los planteamientos socialistas. Por tanto no confiaría la educación de su hijo a una persona que tuviera un pensamiento totalmente opuesto al suyo, además es conocido que entre otras cosas publicó un manifiesto a favor de los soviets que se llamó La Revolución rusa se extenderá por todo el mundo.

Camilo, en 1939[1], estudió en la escuela pública número 20, en San Francisco de Paula, como alumno de la profesora Luisa Sánchez. Para el año 1945[1] estaba estudiando en la Escuela Pública número 105, que llevaba el nombre de Félix Ernesto Alpízar, un mártir de la lucha contra la tiranía de Gerardo Machado. En su aula se destacaba por defender a los niños pequeños que eran víctimas de las travesuras de los niños mayores. En esta escuela concluyó el sexto grado. Después matriculó en la Escuela Primaria Superior número 13, en la calle Carmen, en La Víbora, en el turno de la mañana[1].

Desde pequeño sintió tanta pasión por el béisbol que perdía la noción del tiempo. Al principio era un mal jugador, incluso nadie lo quería en su equipo, pero se esforzó tanto por aprender que en el año 1947[2] participó en el campeonato de béisbol intercolegial. También integró el equipo campeón de voleibol entre escuelas secundarias.

El 21 de septiembre de 1949, a los 17 años de edad y ya concluido sus estudios primarios superiores, firmó su boleta de ingreso a Academia Nacional de Bellas Artes San Alejandro. Asistió durante el primer semestre del curso académico de ese año, pero tuvo que abandonar sus estudios por problemas económicos. Durante el período en que fue estudiante de San Alejandro, estuvo trabajando en la tienda “El Arte”, como aprendiz de sastre. Su temperamento jovial y sonrisa franca, le hacía ganar amigos desde el primer encuentro.

Actividad revolucionaria

En el año 1948, participó en las protestas populares contra el aumento del pasaje en ómnibus. En 1954, se vincula a la lucha contra la dictadura de Batista y es fichado por los órganos represivos, por lo que se ve obligado a abandonar el país.

Buscando mejores oportunidades económicas para su familia y protección para su vida decide emigrar hacia los Estados Unidos con solo 21 años de edad. En 1955 fue detenido y deportado a Cuba, incorporándose a las luchas estudiantiles, resultando herido en una manifestación de protesta. Preso, torturado y fichado por los sicarios del régimen dictatorial, tuvo que retomar el camino del destierro en Nueva York uniéndose a la oposición revolucionaria en el exilio.

Guerra de Liberación

Expedicionario del Yate Granma

Artículo principal: Expedición del yate Granma.

En Nueva York supo del proyecto que encabezaba Fidel Castro, encaminado a organizar una expedición armada en México con el propósito de desembarcar en Cuba y emprender la lucha armada contra la dictadura. Aquella empresa encajaba con sus ideales y, tras ser expulsado por las autoridades migratorias estadounidenses luego de vencerse su permiso de residencia, marchó hacia México, a donde llegó el 19 de septiembre de 1956. Sin ser enviado por ninguna célula del Movimiento 26 de Julio le resultó difícil ser aceptado en el movimiento revolucionario. Reinaldo Benítez fue quien lo presentó a Fidel Castro y cuando este lo aceptó fue enviado al Campamento de Ciudad Victoria. Desde este campamento escribió a un amigo:

“Esos que luchan, no importa dónde, son nuestros hermanos.”

El 2 de diciembre de 1956 figuró entre los 82 combatientes que desembarcaron por Los Cayuelos, en la costa sur de Oriente. Tras la dispersión de Alegría de Pío, producida tres días después, se retiró en compañía de los expedicionarios Pablo Hurtado y Francisco González, incorporándose poco después al grupo de Juan Almeida. El 18 de diciembre logró reagruparse con Fidel.

En la Sierra Maestra

Ya en la Sierra Maestra integró la Columna 1 José Martí al mando de Fidel Castro. El 17 de enero de 1957[3] el joven Camilo se destacaría en el ataque al cuartel de La Plata [4] y cinco días después lo haría en Arroyo del Infierno[5]. También participaría en el encuentro sostenido contra las tropas de Joaquín Casillas Lumpuy en Altos de Espinosa el 9 de febrero [6] y pocos días después, bajo el mando de Juan Almeida, en la captura del traidor Eutimio Guerra, a quien el Ejército había encomendado asesinar al jefe de la guerrilla, Fidel Castro[7].

A mediados de marzo de 1957 el pequeño grupo guerrillero recibió el primer gran refuerzo en hombres y armas enviado desde el llano por el jefe de Acción y Sabotaje del Movimiento 26 de Julio, Frank País García. Conformaban el mismo unos cincuenta hombres bajo el mando del capitán Jorge Sotús. Con esta tropa se reestructuró la Columna 1 José Martí y se formaron tres pelotones. Camilo fue ascendido a teniente y recibió el mando de la vanguardia[8].

El 28 de mayo está dentro de las fuerzas que toman el cuartel del Uvero, también participa en el primer combate de Pino del Agua, el 17 de septiembre, donde resultó herido de gravedad. Su perspicacia como jefe guerrillero se acrecienta día a día, razón por la cual pasa en octubre a la Columna # 4 del Che como jefe del Pelotón de la Vanguardia, desde esta posición participaría en varios combates como el de Alto del Cojo (27 de noviembre) y el de Mar Verde (29 de noviembre) donde cae el destacado combatiente Ciro Redondo. Tras ese combate es ascendido a capitán, grado con el que combatió en Altos de Conrado, el 8 de diciembre.

El 16 de febrero de 1958, fuerzas bajo su mando trataron de establecer un cerco para aniquilar los refuerzos del ejército batistiano en el segundo combate de Pino del Agua, en el que fue herido en un muslo y en el abdomen.

Al decidirse extender la guerra a otros territorios, recibió la misión de dirigir un pelotón en la zona del río Cauto, el 21 de marzo de 1958, Camilo se convierte en el primer jefe guerrillero que combate al ejército de la tiranía fuera del escenario natural de la Sierra Maestra, desarrollando toda una serie de acciones que pondrían en jaque a las fuerzas del tirano demostrando la fortaleza alcanzada por el Ejército Rebelde. El 1 de abril —al mando de unos 28 hombres— se dirigió a la zona de Bayamo, y dos días más tarde cruzó la Carretera Central por un lugar llamado Tuabaquey, destruyendo a su paso 18 postes del tendido eléctrico y 15 telefónicos, paralizando las comunicaciones entre Bayamo y Manzanillo.

El 16 de abril de 1958, fue ascendido a Comandante y promovido a jefe de la Columna 2 Antonio Maceo para operar en el triángulo cuyos vértices estaban situados en las ciudades de Bayamo, Manzanillo y Victoria de Las Tunas, así como las áreas urbanas de estas ciudades.

El 20 de abril atacó la planta eléctrica de Bayamo haciéndole dieciocho bajas al enemigo, y el 4 de mayo, tropas bajo su mando fueron rodeadas en el Monte La Estrella por fuerzas superiores del ejército de la tiranía, logrando rechazarlos para continuar realizando emboscadas y sabotajes.

Concluida la campaña en los llanos del Cauto, otras tareas les serían encomendadas ante la inminencia de la ofensiva de la tiranía contra las tropas Rebeldes en la Sierra Maestra, operación conocida con las siglas FF (Fin a Fidel o Fase final), el 18 de junio, junto a sus aguerridos combatientes, Camilo emprende el regreso a la Sierra dejando en el llano una pequeña fuerza que distrajera al enemigo.

En menos de una semana estuvo listo para la nueva misión, combatiendo el 29 de junio en Casa de Piedra contra la 97 Compañía del 11 Batallón del ejército. La ofensiva de la tiranía se extendería hasta el 6 de agosto, durante este tiempo el Comandante Fidel lo responsabilizaría con el cuidado de la Comandancia de La Plata, además de participar en varios combates como los de Vega de Jibacoa y Las Mercedes, que dio al traste con los objetivos propuestos por el alto mando militar del Ejército dictatorial.

Invasión al centro de Cuba

Al pasar las fuerzas rebeldes definitivamente a la ofensiva, el 18 de agosto de 1958 recibió la riesgosa misión de que, junto a la Columna 8 Ciro Redondo —del comandante Ernesto Che Guevara— realizara la invasión al centro del país, reeditando la proeza de los mambises en la Guerra de Independencia. Fidel firmó la Orden Militar de la invasión, mediante la cual se creaban las Columnas # 2 y 8, al mando de los Comandantes Camilo Cienfuegos y Ernesto Che Guevara respectivamente.

Camilo tenía como misión ulterior trasladarse con su columna a la provincia de Pinar del Río para llevar la guerra hasta el extremo más occidental, como lo hiciera el mayor general Antonio Maceo a finales de 1895 y principios de 1896.

El 22 de agosto abandonó la Zona de Providencia, en la Sierra Maestra, con su Columna Invasora integrada por 92 combatientes y armada con unas 82 armas rumbo al llano para penetrar, después de múltiples penalidades y extraordinarias muestras de heroísmo, a Las Villas el 7 de octubre de 1958. Allí le ordenaron mantenerse en la provincia apoyando al Che —hasta que se consolidara en la región— antes de continuar la marcha hacia Pinar del Río.

Se propuso atacar las pequeñas guarniciones para posteriormente —con más armas y combatientes— asaltar las guarniciones grandes y liberar los pueblos de mayor importancia. Bajo esa estrategia se combatió —entre octubre y diciembre de 1958— en: Seibabo, Venegas, Zulueta —en dos ocasiones—, General Carrillo, Jarahueca, Iguará, Meneses, Mayajigua y Yaguajay, en cuyo cuartel y otras dependencias se habían hecho fuerte las tropas enemigas, por lo que se requirieron nueve días de batallar para tomarlo. Esta victoria coincidió con la toma de la ciudad de Santa Clara por las tropas del Che y con la fuga del tirano, con su consecuente intento de un golpe de estado.

Revolución en el Poder

 

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre