Apostando por un alimento excepcional.

MangosLa fruta de estación preferida por los lugareños es el mango. Muy abundante por estos días cuando las lluvias regalan la humedad magnánima e imperiosa a los suelos de la capital de Mayabeque.

Extensos terrenos de San José de las Lajas muestran orgullosos árboles con ramas desbordantes de esta jugosa fruta, que clasifica en el género perteneciente a la familia de las anacardiáceas. Entre sus variantes conocemos el indio filipino, la manga blanca, el llamado mango manzana, entre otras.

La finca “Altamira” ubicada a 17 kilómetros de la zona urbana de San José de las Lajas, en el poblado Valle del Perú, es uno de esos sitios donde el mango “campea por su respeto”. En los 650 metros cuadrados que rodean a este círculo social, con más de 40 años de fundado, la tierra fértil engendró un alimento indiscutible.

Pulposa y jugosa, esta fruta es muy rica en magnesio y en provitaminas A y C. Sobresalen en ella algunos nutrientes como son Hierro, Calcio, Potasio, Yodo, Zinc, Magnesio, Sodio y Fósforo. Es antioxidante y anticancerígena.

Por sus valores medicinales y alimenticios el mango se incluye en el menú de las familias lajeras. Para los niños es muy recomendable como jugos y compotas; pero también en forma de mermeladas y dulces.

Los campesinos del territorio han incrementado en los últimos años  el cultivo del mango en sus cooperativas. La zafra del mango proporciona a la minindustria “Mayi” la posibilidad de comercializar una pulpa exquisita para el uso y la conservación del alimento.

Otras granjas ubicadas a todo lo largo y ancho del municipio cultivan con empeño esta fruta que también se exhibe vanidosa en las áreas de la Monumental, una de las arterias principales con destino a La Habana. 

Muchos pobladores comentan “En época buena de mango desaparece el hambre”.

Por favor valore el artículo

Deje su comentario

tres × uno =