Al mosquito no lo dejes volar

El mosquito Aedes Aegypti se considera un vector importante en la transmisión del dengue, la fiebre amarilla, la artritis epidémica chikunguña y la fiebre del Zika.

Aunque logra alimentarse en cualquier momento, suele picar con más frecuencia al amanecer y al atardecer. Los sitios donde mejor puede reproducirse son aquellos donde existe agua estancada y limpia: recipientes descubiertos y abandonados.

Es por ello que en San José de las Lajas los trabajadores de control de vectores desarrollan una ardua labor preventiva con el propósito de reducir los focos de mosquitos.  Uno de los problemas más graves reportados en este territorio responde a la falta de percepción del riesgo al encontrar micro vertederos, poco sentido de pertenencia y hasta indisciplinas de algunos vecinos que se niegan a que sus viviendas sean revisadas y fumigadas.

Factores como la inadecuada calidad técnica del trabajo antivectorial, la persistencia de condiciones medio ambientales desfavorables, la escasa participación popular en la solución de los riesgos y la situación climatológica, han condicionado que persistan niveles de infestación y transmisión de dengue.

La salud medioambiental debe ser defendida por todos, desde el hogar hasta el puesto de trabajo, pues de la higiene depende la fortaleza individual, colectiva y comunitaria. Es preciso estar alertas y si a diario se habla del ejercicio auto-focal no es mera tarea sino programa habitual, en tal sentido no puede bajarse la guardia, no puede existir conformismo con los niveles de infestación, porque una picada de mosquito basta para provocar serios problemas.

La Federación de Mujeres Cubanas y los Comités de Defensa de la Revolución en San José de las Lajas desempeñan una labor conjunta, mediante charlas educativas sobre cómo realizar un buen trabajo focal, como parte de las acciones de enfrentamiento al dañino insecto.

Siempre que un foco es detectado, el accionar de los trabajadores de la Campaña Anti-vectorial no se hace esperar, activos y con altas dosis de responsabilidad y sentido de pertenencia asumen la tarea de erradicar de inmediato la proliferación del dañino vector.

La población lajera tiene el nivel para comprender la necesidad de mantener la higiene dentro y fuera de los hogares, en los centros de estudio y de trabajo, como premisa fundamental para contribuir a la erradicación de focos del Aedes. Es vital la participación de todos para ganar esta batalla por la vida, por lo cual no podemos permitir negligencias ni irresponsabilidades.

 

 

Al mosquito no lo dejes volar
5 (100%) 1 vote

Artículos relacionados

Deje su respuesta

avatar
  Subscribir  
Notificar