Y continúa el Congreso

0
18

Recién concluyó el Décimo Congreso de los periodistas cubanos y sabemos los profesionales de la prensa que de alguna forma continúa. Es preciso llegar a todos con los pormenores de esa cita, devenida la más importante del gremio.

Fueron dos jornadas en que el tiempo marcó su paso como verdugo, pero no lastró la inmensidad de los análisis ni la perspectiva y coincidencia de todos: La urgencia de hacer un periodismo cada vez mejor con la certeza de que la verdad necesita de nosotros.

Ética y comunicación, Funcionamiento de la Upec, Agresión mediática contra Cuba, Innovación y nuevas tecnologías y Gestión de contenidos fueron temas debatidos en comisiones que encontraron en los delegados pareceres, aportes y una idea común respetar el trabajo de los demás, poner a prueba la creatividad, desde las carencias no dar paso a la inercia y sí al ingenio, defender la verdad y estar alertas ante la seducción que insiste en comprar almas.

Aunque no tuvo palco definido en ningún orden del cónclave, el salario salió a relucir más de una vez como tema pendiente que aún no ha tenido respuesta y que sigue como interrogante entre los profesionales de la prensa, en tanto a la par sobresalió la voluntad de seguir adelante, poniendo a prueba el talento.

El modelo de prensa que sueña Cuba, visto desde la política de comunicación recientemente aprobada incluye como prioridad la infraestructura, conectividad y acceso a las Tic, el impulso a la convergencia digital en los medios de comunicación masiva y la articulación d estas con loa procesos de desarrollo e innovación del país con la máxima de potenciarlas c0mo plataforma para propiciar la participación ciudadana.

El homenaje a Fidel, perenne soldado de las ideas y a Moltó, ese presidente que puso el alma en la organización y reveló desde su sabia que la Upec dice sí cuand0o otros dicen que no se puede también estuvo presente en este cónclave, que rubricó la lealtad y tributo a sus legados.

La verdad necesita de nosotros, y no para asumir esa frase como puro slogan, sino como vía cotidiana para despojarnos de la rutina que aniquila, para hurgar con precisión y justeza en la información que precisa el pueblo, que siempre merece inmediatez y veracidad.

Más allá de la apatía de algunas fuentes de información, que todavía se resisten a concurrir a un medio de prensa, que obstruyen el trabajo periodístico debe prevalecer la perseverancia a fin de que siempre se haga la luz y no ocupe espacio la oscuridad, ni verdades a medias.

Continúa el décimo Congreso de la Upec, multiplicar las experiencias derivadas de esa cita es misión inmediata de quienes allí estuvimos, desde mi punto de vista fue todo un acontecimiento, pero lo sentí apurado, decir allí no es lo mismo que escribir y dejar el parecer en blanco y negro, dejar la voz en el instante preciso, es además de inmediatez espontaneidad, algo que también debe aparecer en cuanto hagamos.

Me queda la certeza de que amo al periodismo, y sé que aún mucho me queda por aprender, mientras, seguiré poniendo el alma en cada palabra y trataré de todo modo de apartarme de los esquemas, de las rutinas y sobre ellas sembraré la capacidad de sorprender  y cautivar

El presidente cubano Miguel Díaz-Canel, presente durante la última jornada del Congreso dijo algo que considero muy alentador: Nos estaremos viendo en el camino hacia ese horizonte que nos debemos, he ahí la clave, no detenernos, estamos escribiendo el latir de este tiempo.

  

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre