Washington libera fondos para subversión en Cuba y muro fronterizo en México

0
10

El presupuesto aprobado por el Congreso de Estados Unidos incluye 20 millones de dólares para la subversión contra Cuba.  Tomado de Granma

WASHINGTON.–El presupuesto aprobado por el Congreso de los Estados Unidos la semana pasada, que permitirá el financiamiento del gobierno hasta mediados del 2018, incluye 20 millones de dólares para la subversión contra Cuba y 600 millones para la seguridad fronteriza con México, que el presidente Donald Trump planea utilizar para construir un muro.

El monto de dinero empleado para promover un supuesto cambio de régimen en Cuba, que se camufla con el eufemismo de «programas a favor de la democracia», contrasta con los recortes masivos aplicados al Departamento de Estado y la ayuda exterior que brinda Estados Unidos a países en desarrollo.

Los fondos para la subversión habían sido recortados por Trump en el año fiscal 2017, si bien la cifra real dedicada a las agresiones contra Cuba es mucho mayor y proviene de fuentes distintas a la del Congreso.

La polémica Ley Helms Burton de 1996 estableció la obligación de otorgar dinero a estos programas desestabilizadores contra la Mayor de las Antillas. Cada administración desde entonces ha variado la cifra exacta, que como promedio se mueve entre los diez y 20 millones de dólares.

Grupos mercenarios, becas para promover falsos liderazgos entre los jóvenes cubanos y la guerra sucia en internet se financian con parte de ese dinero del Congreso, que también es un negocio para los grupos de la Florida que lucran con las agresiones a Cuba.

Otra de las partidas del presupuesto liberadas en medio de la polémica fue la de seguridad fronteriza. El Presidente estadounidense anunció este fin de semana en Twitter que había ordenado la construcción inmediata del controvertido muro en la frontera con México.

Si bien los 600 millones de dólares aprobados para los asuntos fronterizos deben cubrir otros gastos, el Presidente considera que puede utilizar dichos fondos para comenzar a cumplir su promesa de campaña.

Sin embargo, los expertos apuntan que 600 millones de dólares es una fracción del costo total de un proyecto como el que sueña Trump, que podría terminar en varios miles de millones de dólares.

Mientras el mandatario se centra en el asunto del muro, la prioridad de los estadounidenses va en un sentido muy distinto. Este fin de semana se movilizaron cerca de 800 000 jóvenes en varias ciudades del país para exigir una solución al problema de las armas en Estados Unidos, un asunto que Trump ha tratado de evitar.

La llamada «Marcha por nuestras vidas», la mayor demostración juvenil en décadas,  repletó la avenida Pensilvania, en Washington, y acogió los discursos de los estudiantes sobrevivientes de la masacre de Parkland el mes pasado.

Emma González, una de las jóvenes de la escuela Stoneman Douglas y de origen cubano, se emocionó hasta las lágrimas cuando leyó los nombres de las víctimas. La estudiante finalmente ofreció un discurso de seis minutos y 20 segundos, lo mismo que duró el ataque a su escuela, según Reuters.

Las cadenas de televisión mostraron a los jóvenes manifestantes repletando calles de Estados Unidos en ciudades como Atlanta, Baltimore, Boston, Chicago, Los Ángeles, Miami, Minéapolis y Nueva York.

El tema del control de armas ha puesto contra las cuerdas a muchos políticos, en especial al senador por la Florida, Marco Rubio, quien mantiene su apoyo a la Asociación Nacional del Rifle, de la cual recibe millones de dólares, a pesar del masivo apoyo en su electorado a un cambio en la legislación para hacer más difícil comprar los rifles con los que se llevan a cabo las matanzas. 

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre