Volver a José Martí, imprescindible encuentro

José-Marti. Foto-Razones-de-Cuba

Volver a José Martí es ese encuentro ineludible que siempre nos hace crecer desde el alma. Cuando frecuentamos al maestro descubrimos lecciones que nos esperan, enseñanzas vitales para toda la vida.

El maestro encontró en la palabra escrita y el verbo compartido la luz para incentivar amor y voluntad, compromiso y conciencia, unidad y principios; así legó a la posteridad un caudal de experiencia y percepciones que llegan a este siglo como agua clara, para saciar la sed del conocimiento

Descubro al apóstol desde la estatura que permiten deducir los oleos que lo muestran de pie, pero más allá de esa mirada y sin ánimo de santificación alguna, lo percibo desde la franqueza de quien no necesitó el grito para avivar la pasión ni sostener sus razones.

Lo imagino desde la voz respetuosa y altiva, tierna y vital, serena y decidida, pero plena de toda fuerza para describir el monstruo en que vivió y desvalijar sus entrañas.

José Martí admiró y reconoció el protagonismo de la mujer, así lo manifestó en sus artículos, cartas y poemas: “Toda la patria está en la mujer: si ella falla morimos: si ella nos es leal, somos”; “Esta mujer cubana, tan bella, tan heroica, tan abnegada, flor para amar, estrella para mirar, coraza para resistir”.

Patria y mujer es el título de unos versos escritos a mitad de su vida, que reflejan el conflicto en que vivió desde la adolescencia hasta su muerte. La patria le exigió el deber, y, después de ella, el amor fue ese sentimiento superior que hizo más grande su interés por la humanidad.

Reflejó en su obra la importancia de la presencia femenina en toda actividad humana al considerar no podría ser efectiva sin la participación espiritual de la mujer desde su propia naturaleza esencial:

(…) las campañas de los pueblos sólo son débiles, cuando en ellas no se alista el corazón de la mujer; pero cuando la mujer se estremece y ayuda, cuando la mujer, tímida y quieta de su natural, anima y aplaude, cuando la mujer culta y virtuosa unge la obra con la miel de su cariño- la obra es invencible.

Fue el periodista que tuvo en su pluma la herramienta oficiosa unida al fértil pensamiento dispuestos a la causa mayor,  a la que consagró cuerpo y alma: la libertad de Cuba; fue quien escribió ayer para hoy y mañana, porque la clarividencia de sus ideas trascienden siglos y se apropian de la perpetuidad por su luz.

Impregnarnos de su sabia y asumir su legado como alimento purificador del alma ayuda a ser mejores personas. Quien lee a Martí, quien se adentra en su pensamiento descubre a un ser humano que dejó más allá de su obra literaria y de su accionar revolucionario, un hermoso mensaje de amor y respeto a la humanidad.

Volver a José Martí, imprescindible encuentro
5 (100%) 1 vote

Artículos relacionados

Deje su respuesta

avatar
  Subscribir  
Notificar