Voces

0
26

A diario irrumpen en nuestros hogares, llegan sin pedir permiso y traen consigo el saludo, la invitación constante al conocimiento, al disfrute de la música, el oportuno consejo o la sugerencia que puede hacernos la vida más fácil.

Desde la magia sublime de la radio, que permite dibujar con la imaginación esos rostros que cautivan desde su decir,  seducen con una hermosa poesía o alivian pesares y nostalgias complaciendo peticiones, llegan desde la señal 103.9 quienes dedican a la locución su experiencia y arte.

Empezaron con la mocedad y día a día escalaron esos peldaños que alumbran el saber, esa sabia que amasan los que ponen el corazón y la sensibilidad por encima de los obstáculos, que a golpe de vista minimizan esa rutinarias aventuras derivadas de las carencias que tanto atentan contra la nitidez de una palabra en ese pliego que en ocasiones no abunda.

Por encima de penas o malestares, por encima de cualquier angustia se erigen altruistas, nadie sospecha cuánta preocupación y esmero socorren cualquier dificultad, porque llegar con una sonrisa, dejar en el éter la mejor impronta es la máxima de estas personas especiales que ejercen la locución en radio Camoa.

Los que hoy están y empezaron hace unos cuantos ayeres María Elena García y Marta Rosa Olivera, Nelson de la Rosa, los que llegaron después Lázaro Ledesma, Ana María Ravelo y  Alexander Portales, aquellos que estuvieron un día como Aleimy Rodríguez, Laydy Pérez y René Parapal, son ellos locutores  que han hecho de Camoa, más que una emisora un sitio distinguido también desde sus voces y segura estoy alojado por siempre en su memoria.

Llegue a ellos el reconocimiento y respeto, el cariño bien ganado día a día, la frase que ahora no encuentro porque no merece ser la misma que dicen otros, pero sí el vocablo que me resulta esencial: Gracias.

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre