Una velada especial con sabor a identidad

0
14

La contradanza, la samba brasileña y el danzón, entre otros, amenizaron una mañana de marzo en el Boulevar lajero. Con un surtidor de cultura, se bañó la jornada gracias a la presencia de la Banda Municipal  en un espectáculo relajante e instructivo que tuvo sabor a identidad.

La Banda Municipal ofreció una fiesta sin estridencias ni ruidos ensordecedores: las notas llegaban a los sentidos con una agradable armonía de sonidos limpios, auténticos, creados con instrumentos de viento y percusión. No fueron necesarios equipos de audio, ni micrófonos.

A la orden del director Bernabé, la música rasgaba el aire de la mañana contagiando a todos con una alegría singular. Los arpegios salían orgullosos de los trombones, del clarinete, del saxofón, el güiro, el tambor, la flauta, la paila, al punto de tocar el corazón de los espectadores, cuyo número crecía a medida que se desarrollaba el concierto.

Todas las piezas fueron interpretadas con cuidado y disciplina. Sus protagonistas exhiben edades diferentes desde los 25 hasta más de 60 años. Vestidos con uniformidad, los integrantes de la Banda lucieron sus dotes de lujo en un encuentro tan informal como exquisito, en ese estupendo sitio de la capital de Mayabeque.

Sin llegar a ser especialistas del género, fue posible el pleno disfrute, gracias a la maestría de los miembros de esta familia artística del territorio que produce arte con amor.

Las bandas de música suelen aparentar un misterioso apego a lo tradicional y culto, pero muchos de sus temas hacen bailar como cualquier orquesta del momento. Además, ellas gozan de una larga historia. Su origen se remonta a la época de los sumerios, los egipcios, los hebreos, los chinos y otras civilizaciones antiguas que las utilizaban para acompañar a los soldados en el combate o durante el culto religioso.

Según la historia, los romanos utilizaban el clarín para elevar la moral de sus tropas al ir a la batalla. En estos tiempos, la Banda lajera también recurre a la educación en valores cuando extiende la cultura a todos los sectores y divulga temas clásicos del pentagrama nacional e internacional. Además, educa al oído del lugareño con el estilo de sus interpretaciones. 

En San José de las Lajas, la creación de la Banda de Conciertos data de hace 2 siglos y está considerada como una de las más antiguas tradiciones de música integrada siempre por jóvenes y adultos. Su principal instructor fue Pedro Luis Toledo Núñez, conocido como Pedrito Mambo quien dedicó su vida a fomentar la difusión  de 2 bandas rítmicas y esta que ha llegado hasta nuestros días con la labor de Bernabé Hernández Hernández y su claustro de profesores.

Aunque a menudo nos deleitamos con estas ceremonias de la Banda Municipal de la capital de Mayabeque, creo oportuno multiplicar los espacios con este tipo de entretenimiento para educar a los pobladores, especialmente a los más jóvenes, que experimentaron en este encuentro, el sabor del buen arte musical, sin el acostumbrado reguetón. 

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre