Una opción alimenticia ideal: el Brócoli

0
28

En suelos de San José de las Lajas se cultiva un alimento excepcional para la nutrición y la salud de los seres humanos: el Brócoli. Este vegetal con forma de bonsái resulta desconocido para muchas personas y también para mí que nunca lo he puesto a la mesa.

Por azar observé en el organopónico semiprotegido, ubicado en la carretera que va a Tapaste, a la salida del pueblo, cómo los campesinos llevaban del surco a la tarima este raro vegetal junto a otros como la acelga, la zanahoria, la col y el tomate y a precios módicos. (Aproximadamente a 5 pesos, moneda nacional, dos brócolis medianos). 

Según la experiencia de los que asiduamente consumen este producto, en Cuidad de la Habana el precio es mucho mayor y sus propiedades, infinitas. 

Ingenieros del Instituto Nacional de Ciencias Agrícolas (INCA) de la capital de Mayabeque califican al brócoli como el vegetal más completo por sus innumerables beneficios. 

Entre estos se reportan el fortalecimiento de los sistemas nervioso y óseo. Previene el cáncer pues contiene vitaminas A, C, E, y otras como zinc, potasio y aminoácidos. 

Debido a la cantidad de fibra que contiene el brócoli, es ideal para prevenir enfermedades cardiovasculares. Sus componentes ayudan a eliminar el colesterol malo, protegiendo el corazón. 

Es asimismo un gran antioxidante, contiene Omega-3, entre otros importantes nutrientes que ayudan a mantener una piel joven, limpia y suave, además ayuda a prevenir la osteoporosis.

También resulta de gran importancia en el buen funcionamiento del aparato digestivo, ya que brinda un gran aporte de fibra. 

Considero que debemos incorporarlo a nuestra dieta diaria y especialmente proporcionarlo a los niños, colocándolo en el menú para que sea una opción más en la mesa y que los infantes lo saboreen como cualquier otro vegetal. 

A mi juicio en Cuba no existe una cultura alimentaria con inclusión del brócoli. Su cultivo se está generalizando en los suelos de nuestro terruño y esto constituye una buena noticia. Es necesario extender la cosecha a otras parcelas, tanto estatales como particulares para tenerlo en mayores proporciones.

Este puede consumirse cocido a vapor, en ensaladas, en arroz amarillo y en sopas o caldos, de forma sencilla y con solo unos minutos de cocción.

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre