Un hombre entre dos pasiones

 

Al doctor Michael García se le conoce en San José de las Lajas porque la Medicina tiene en él a un profesional a toda prueba, a quien los pacientes reconocen y distinguen por sus conocimientos y especial trato; pero al doctor Michael se le reconoce además por su gran pasión por la radio, un medio en el que ha descubierto motivaciones y razones para multiplicar esfuerzos, tiempo y sueños.

Su bregar por ese medio de comunicación le ha hecho acreedor de premios nacionales e internacionales, en los que ha impregnado su mirada más allá de la curiosidad, en la conquista de la sensibilidad, la ternura, los valores…

Este joven galeno, inquieto, presto siempre a un reto mayor, es de esas personas que no cree en obstáculos y sí en la voluntad creadora; es de los que irrumpe los amaneceres con el desafío de enrumbar la ruta de sus metas para hacerlas viables y no quimeras.

Cada jornada es un asalto a la esperanza, una elección para ser mejor que el día que ya expiró, un compromiso con su profesión y sus pacientes, con la realidad que forma parte de sí y en la que a diario se inspira para testimoniar desde el maravilloso mundo de la radio.

Pudiera mencionar los lauros que habitan ya su historia, pero esta vez preferí distinguir esos premios mayores del ser humano que van impregnados al alma: la sabiduría en bien de los demás, la pasión por el buen hacer, la capacidad de multiplicar voluntad por encima de las torceduras que aparecen en el camino y el amor que profesa a su familia, especialmente a Dunia su esposa y compañera en cada sueño y Marcos su hijo, protagonista también de su obra.

Por favor valore el artículo

Artículos relacionados

Deje su comentario

1 + Nueve =