Un hijo ilustre de San José de las Lajas

San José de las Lajas,  actual capital de Mayabeque, es cuna de hijos ilustres que se han consagrado en el mundo del arte y en especial en la música. Genaro de la Rosa, artista conocido como El Rumbero Mayor, constituye un  ejemplo de ello.

Desde muy pequeño mostró sus dotes de cantante y músico; como artista empírico regaló muchas creaciones a la tierra que lo vio nacer.

En su terruño fundó dos agrupaciones y acogió a muchos jóvenes lajeros con inquietudes musicales, pero solo fue a la edad de 42 años que comenzó a estudiar  teoría y solfeo en la Empresa Benny Moré a la que pertenecía.

De la Rosa formó parte hasta su retiro del conjunto “Antillano” donde se graduó como profesional y aunque su especialidad era el canto, en algunas ocasiones incursionó como percusionista al tocar los bongoes, la tumbadora, los clanes, el guayo y las maracas.

Este lajero fue capaz también  de construir instrumentos y de alguna manera fue maestro ya que enseñó esta habilidad a sus hermanos, hijos, nietos y  a muchos vecinos.

Hasta el momento en que solo se dedicó a la música  fue obrero azucarero del central Portugalete en Liberación, siguiendo el legado de sus antecesores, de quienes heredó también sus raíces musicales.

Como digno homenaje a este destacado creador, la Casa de Cultura de San José de las Lajas,  hoy lleva su nombre.

Un hijo ilustre de San José de las Lajas
5 (100%) 3 votes

Artículos relacionados

Deje su respuesta

avatar
  Subscribir  
Notificar