Un comandante más allá de las estrellas

0
30

Miles de recuerdos me asaltan multiplicando en mi la nostalgia, ¿cómo  le explico a ese yo íntimo  colmado de vivencias infantiles que  siempre me acompaña, que ese hombre de sonrisa infinita  que  enternece y seduce, portador de palabras que incentivan el talento de  la hermandad, él que me enseñó a amar a mi Patria  ha partido?.

Imagino ver su retrato al final del aula cuando la campaña de alfabetización y me coloco alucinante entre los jóvenes que le rodean en la fotografía para agradecerle por la luz, las letras y las palabras.

Es entonces que mi pañoleta de pionera para entonces pintada de blanco y azul se transforma en paloma de fuego para llegar a las estrellas y desde allí iluminar tu espíritu guerrillero cabalgando por las montañas y el llano sumando multitudes.

Cuán difícil me resulta aceptar el hecho irrefutable de tu muerte. Sin embargo tu voz como arpegios de guitarra incentiva mis sentidos para hacerte presente, alcanzando tus ideales y haciéndolos míos eternamente.

Fidel, amigo, hermano, maestro, cuánto nos dejas, y cuántos senderos por recorrer para plantar tu ejemplo.  El mundo sabe de tu ausencia, los que te queremos bien, los que tuvimos el privilegio de compartir contigo momentos imborrables nos convertimos en lenguaje vivo para escribir tu historia, nuestra historia, nuestros deseos de hacer y crecer para que vivas por siempre en el susurro de  la palmera , en el ondear de la estrella solitaria , en los colores del tocororo, en la fragancia de la mariposa, en la leyenda del escudo  nacional y en la espuma fresca y renovada del mar

 

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre