Un 2017 con todos y para el bien de todos (+Fotos)

Acuerdo de amor

El 2017 toca a su fin y deja en la memoria de cientos de familias de San José de las Lajas el recuerdo de no pocos momentos de placer gracias a la aplicación de justas y certeras políticas. Otra vez se cumplía el precepto de no dejar desamparados a los más necesitados, que distingue a la Revolución desde hace 59 años.

De ahí que la Dirección de Trabajo, Prevención y Asistencia Social practicaba su cometido al favorecer la distribución, sin costo alguno, de recursos materiales de primera necesidad como colchones, camas, vestuario y calzado a un centenar de núcleos familiares.

Bajo el amparo del acuerdo 7384 de 2013 refrendado por el Consejo de Ministros de Cuba, el Gobierno Municipal aprobó esta ayuda respaldada por más de 360 mil pesos, la cual se concede de manera excepcional a personas o familias con situaciones socioeconómicas críticas.

De ese mismo presupuesto se beneficiaron algunos núcleos que resultaron damnificados por el huracán Irma en septiembre de 2017. De ahí que se distribuyeron gratuitamente a las nueve familias que todo lo perdieron a causa del meteoro, colchones, módulos de inducción, lencería y productos de aseo.

Sobre los trabajadores sociales del municipio y las principales autoridades de la Dirección de Trabajo y Asistencia Social recayó la labor de identificar y valorar cada vivienda afectada, cada bien perdido, así como la decisión de elegir a quienes ofrecer la ayuda con urgencia y quienes podían esperar.

En medio de esa vorágine laboran desde el último trimestre de 2017 estos y algunos especialistas del Banco y de la Vivienda en las unidades de trámite conformadas para viabilizar y certificar la ayuda que el Estado cubano hizo llegar al territorio después de Irma.

Y aunque la gestión se tornaba compleja a causa de la carencia de recursos, como las tejas de fibrocemento, indispensables para resarcir los daños a las más de 200 viviendas que perdieron de manera parcial o total los techos, la asistencia social asumió la ayuda que recibieron dos familias afectadas en el último trimestre del año por incendios que devoraron casi todos sus bienes. Uno de los casos el de Arelis Garzón, vecina del kilómetro cuatro, Finca San Rafael.

En medio de su casa que todavía olía a madrea quemada, pude ver el colchón nuevecito, las sábanas, el fogón de inducción, la cafetera y las cazuelas, así como los muebles que el día antes acababan de regalarle, con la promesa adicional de incluirla entre los casos que en pocos meses recibirán un subsidio para la reparación de su vivienda. El testimonio de esa mujer me mostró como una buena obra puede borrar la más difícil de las tragedias.

Entre lo poco que se salvó del fuego está un libro con la imagen de Fidel en la carátula que compila documentos importantes de la Revolución cubana. Vi la manera en que lo miraba como agradeciendo a la providencia el hecho de que salvaguardara aquel tesoro.

El mejor regalo

El otorgamiento de subsidios para la construcción o reparación de viviendas por esfuerzo propio se retomaba en San José de las Lajas en el segundo trimestre de 2017 con un presupuesto de 834 000 pesos que benefició a los primeros 13 casos del año.

En la medida que se asignaba el dinero al municipio continuó la entrega, de manera que más de una treintena de casos se aprobaron en los meses siguientes, y el 20 de diciembre el Consejo de la Administración de San José de las lajas daba el visto bueno a otros 38.

En tanto, antes de cerrar el calendario los especialistas de la Dirección Municipal de la Vivienda cotejaban más solicitudes a fin proporcionar ese regalo a otras familias con condiciones críticas de habitabilidad, para así ejecutar cerca de dos millones de pesos concedidos casi en el crepúsculo del año.

En uno de mis recorridos por la ciudad conocí a Mileidis Fernández García, vecina de calle 42 en la ciudad cabecera. Ella es una de las beneficiadas con el otorgamiento de subsidios en el año que dijo adiós. Así lo revela la nueva imagen de su casita y estas palabras.

“Tengo dos hijos, soy madre soltera y mi casa estaba en muy mal estado. Pude cambiar el techo, hacer nuevas las paredes de bloques y mejorar la cocina. A la verdad no hubiera podido hacerlo sin los 15 000 pesos que me dieron”.

El programa de otorgamiento de subsidios para la recuperación de la vivienda por esfuerzo propio ha contado en San José de las Lajas con un respaldo financiero de más de 16 millones de pesos desde su implementación en 2012 hasta el 2017.

Hoy más de 200 familias lajeras repararon sus casas o construyeron una célula básica con recursos entregados gratuitamente en la Tienda local de materiales de la construcción.

Aunque los elementos de terminación, así como la cubierta y el acero escasearon durante todo el año, sobre todo tras el huracán Irma, la idea siguió su rumbo para beneficio de aquellos con más precaria situación.

Por el futuro

La entrega de terrenos para la fabricación de viviendas por esfuerzo propio se apuntó en 2017 como otro paso a favor de la solución de los problemas que enfrentan no pocas familias del municipio, que conviven en condiciones de hacinamiento.

De ahí que hasta mediados de diciembre se concedieran y legalizaran 114 parcelas en los asentamientos Morales, el Guayabal y la finca Santa Ana, esta última enclavada en el lugar conocido como Las Parcelas. Allí se midieron los primeros 18 terrenos concedidos por la Dirección Municipal de Planificación Física en el mes de marzo.

Uno de los beneficiados un joven trabajador llamado Yasiel Guerra, vecino de Morales, recibía en aquellos días además de esta noticia, la buena nueva de que sería papá de Rubí, una bebita que nació en la primera semana de diciembre y que de hecho es la más joven beneficiaria de la entrega de terrenos en la capital de Mayabeque en 2017.

Para cuidarlos mejor

Como amparo y alivio a los más necesitados se inscribió en el calendario que dejamos atrás la introducción de los servicios técnicos en la Farmacia principal de San José de las lajas.

De esa manera más de 70 pacientes se beneficiaron con el alquiler a precios subsidiados de camas, colchones y sillas de ruedas. En tanto otros con mejor solvencia económica pudieron acceder en la unidad a las sillas de ruedas que se pusieron a la venta.

Al cierre del primer semestre de 2017 Rosaneri Duarte Torres, especialista principal de Trabajo Social en la Dirección Municipal de Salud Pública significó el alcance de esos y otros equipos que sirvieron para proporcionar una mejor calidad de vida a los enfermos y sus cuidadores.

De lo nuevo y lo bueno que el Estado hizo legar a los sectores más vulnerables de la población se recuerda que a partir del 10 de febrero de 2017 en San José de las Lajas se pusieron en vigor las nuevas disposiciones aprobadas por el Ministerio de Justicia en el código de trabajo que guardan relación con la maternidad, el ingreso a los círculos infantiles, seminternados, escuelas internas, así como el pago del seminternado.

Acerca de este último punto vale destacar que más de 200 madres y cerca de 800 menores del territorio se beneficiaron con dichas regulaciones que especifican: Para las madres con dos (2) niños: reducir en un 50% la tarifa vigente para los dos. b) Para las madres con más de (2) niños: reducir en un 50% la tarifa vigente para los dos (2) primeros, y eliminar el pago por estos servicios a partir del tercero, en tanto el artículo c establece que las madres con partos múltiples, más de dos niños, quedan exoneradas del pago.

Estas y otras políticas trazadas por el Estado se materializaron en San José de las Lajas en 2017, un año que sirvió para mostrar cómo retoña y persiste la bondad de la Revolución a pesar del bloqueo.

Por favor valore el artículo

Artículos relacionados

Deje su respuesta

avatar
  Subscribir  
Notificar