Todos jugamos

0
13

La falta de voluntad y perseverancia  pueden constituir barreras en la vida de un ser humano, al no permitirle vencer muchos obstáculos, pero para los pioneros de la escuela especial Celia SanchezManduley de San José de las Lajas, sus discapacidades intelectuales o de aprendizaje no fueron impedimento para participar en un evento de fútbol inclusivo efectuado recientemente en Jaruco.

Estos infantes con inquietudes deportivas compartieron equipo con estudiantes de la Secundaria Básica Ignacio Agramonte de la capital de Mayabeque, espacio donde los límites estuvieron solo en el terreno de juego y no en las aptitudes de los protagonistas.

El compañerismo y el espíritu de equipo fueron punto clave en esa cita,  donde muchos de los participantes cumplieron algunos de sus sueños, anotar un gol en pleno juego o cobrar como los grandes un penalti, además mostraron a todos los presentes que de las personas diferentes también se aprende.

Ese encuentro en la ciudad condal  fue el día más feliz para muchos de esos pequeños, así como momento de reflexión y emoción para quienes consideran la discapacidad un impedimento para adquirir habilidades.

 

 

 

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre