Te convido a creerme cuando digo futuro

0
102
YoVotosi-foto.twitter

En breve será 24 de febrero, fecha de gran calibre en la historia de Cuba y esta vez irrumpirá en otro siglo, con otras generaciones para estampar en la mayor de las Antillas un suceso de trascendental importancia en el que todos decidimos: el Referendo.

Aunque algunos, que todavía no nos entienden insisten en desvirtuar el hecho y como si fuera poco convidan a decir no a nuestra Constitución, por acá pensamos diferente.Existen suficientes razones para que estampemos un y decidamos con nuestro voto la aprobación final de la Carta Magna.

Los que intentan nublar este hecho y tratan de invisibilizar el proceso precedente, un acto genuinamente democrático, en el que cada cubana y cubano analizó el documento, expresó su desacuerdo o conformidad, expuso criterios, sugirió cambios, en verdad no conocen de todas todas a los nacidos en esta tierra.

Y es que aun cuando carencias y limitaciones marcan parte de nuestros días, somos dueños de nuestro destino. Miren, cuando un cubano se refiere al edificio donde vive, rara vez dice: “en el edificio donde vivo”, generalmente expresa: “En mi edificio, en mi empresa, en mi escuela”.

¿Sentido de pertenencia? Algo mayor, seguridad, certeza de que somos decisores, nos asiste el amparo y por demás, como pueblo somos dueños de algo que no se negocia, que no se reta, que no se empaña y que no se permite que facultoso alguno trate de menospreciar: somos soberanos.

El próximo 24 de febrero, desde las 6 de la mañana estarán abiertos los colegios electorales. Al lado de las urnas los pioneros. El escudo, la bandera y las autoridades electorales. Todos listos para recibir a quienes ejercerán el derecho al voto.

Puede ser un día soleado, nublado o lluvioso, pero será un día más, común en este lado de la geografía donde sucesos como el que se avecina transcurren en un ambiente de paz y fraternidad.

El que quiera decir no a la constitución, es su derecho, pero serán millones los que dirán y con esa afirmación estarán ratificando el respaldo a Cuba, a todos los derechos que nos asisten, a la vida plena que nos merecemos, a la manera de encausar mejor nuestro sistema social, ese elegido desde enero de 1959, que conscientes somos no es perfecto pero sí es perfectible y en ese objetivo van todos los esfuerzos.

Asistir al Referendo el próximo domingo es además todo un acontecimiento en el orden personal. Pasarán los años y contaremos a nuestros descendientes que nosotros decidimos por nuestra Carta Magna. Relataremos entonces todo lo que precedió a ese día, desde la Punta de Maisí hasta el cabo de San Antonio, la prueba dinámica, justo una semana antes y también el “contripado” de los que se torcieron por el suceso.

El 24 está por llegar y nuevamente la historia acogerá una página importante. En tanto algunos insisten en convidar a que dejemos de ser lo que somos, por acá como dice el trovador, convidamos a creer cuando decimos,que es decir: #YoVotoSí por #Cuba

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre