Despertar la vocación por el magisterio, esa es la clave

Ser maestra o maestro no es sencillo. En mi niñez escuchaba a mi padre hablar de su maestra Emilia, y de sus palabras siempre escapaban adjetivos plenos de admiración por aquella educadora, muy recta, pero a la vez con mucha ternura. Luego viví la experiencia, y más de una vez me descubro desempolvando recuerdos y en ellos siempre aparecen mis maestras y maestros de las enseñanzas Primaria, Secundaria, Pre universitaria y de la propia Universidad. Afortunada por contar con educadores encantadores, porque realmente encantaban sus clases. Entraban al aula, y…

Leer más...

Celia, la vocación también se hereda

La conozco bien, sé de su estirpe, por eso quizás no me sorprende la noticia. Acreedora del Premio Nacional a la Familia con Tradiciones Educativas es hoy la familia de Celia María Hernández Salgado, educadora de computación del círculo infantil “Dulce Sonrisa” de San José de las Lajas, capital mayabequense.

Leer más...

Vocación y entrega

De  gran satisfacción  me colmó la visita a la escuela especial Celia Sánchez  Manduley de San José de las Lajas, donde pude percibir la perseverancia y la ternura del claustro de profesores que allí ejercen su labor, sin dejarse vencer por las barreras que al azar colocó la vida en niñas,   niños  y adolescentes que como los demás sueñan e imaginan escaramuzas  pueriles.

Leer más...

Siempre una sonrisa

La misma sonrisa que hace más de 30 años me recibía a la entrada del círculo infantil, “Dulce Sonrisa” de San José de las Lajas ahora da la bienvenida ahora a mis retoños. El tiempo ha colocado finos cabellos blancos donde antes una cabellera negra lucía con ímpetu la mocedad hoy devenida adultez y mayor experiencia. 

Leer más...