Consumamos la propuesta decorosa

Vivimos un impresionante proceso civilizatorio informático. Los consumos culturales se verifican ahora no solamente a partir de los medios tradicionales, como en otros tiempos. El género humano cuenta hoy con alternativas múltiples que parecen infinitas. Cada vez resulta más difícil establecer jerarquías artísticas auténticas, y menos todavía, encauzarlas como propuestas únicas.

Leer más...