Toda mujer debiera llamarse Maravilla

Los días para una mujer trabajadora son intensos, así lo viven cientos y cientos de cubanas. En las mañanas con una gran sonrisa preparan el desayuno a la familia, alistan a los infantes para el colegio y luego ellas se arreglan para asistir a sus centros laborales, aunque tales acciones matutinas también son compartidas

Leer más...