Isabel Rubio, la capitana mambisa

Era costumbre de los guerrilleros al servicio de España, rematar a insurrectos heridos, abusar y hasta asesinar familiares de combatientes. Atormentar a los revolucionarios con semejantes métodos, formaba parte de la guerra psicológica del integrismo hispano. El hospital de campaña de la capitana Isabel Rubio Díaz, se hallaba el 12 de febrero de 1898 en El Seborucal, en el término municipal de Los Palacios, en Pinar del Río, cuando fue rodeado por la partida de Antonio Llodrás. El grito de la mambisa formidable de que allí solamente había mujeres, heridos y niños, no podía suscitar una respuesta de humanidad. Ella personalmente intentó cerrar una de las vías de acceso, pero una cerrada descarga se lo impidió.

Leer más...