Sin tregua ni espacio para la insensibilidad

0
12

En la capital de Mayabeque se encuentran disponibles los recursos materiales y humanos necesarios para enfrentar los diferentes niveles de infestación propiciados por el mosquito Aedes Aegypti, solo nos falta la actitud consciente de lajeras y lajeros para llevar a cabo esta dura batalla sin tregua ni espacio para la demora ni la insensibilidad.

El alojamiento está listo para contrarrestar cualquier situación epidemiológica, tanto en la comunidad mayabequense, como en el resto del país, contra el peligroso vector, se dispone de un presupuesto para la adquisición de insumos con vistas a desarrollar la campaña antivectorial, los cuales son muy costosos en cualquier región  del mundo.

Para que se tenga una idea, una tonelada de plaguicida, la más común que se utiliza para fumigar las viviendas, tiene un valor de más de nueve mil dólares y se utilizan entre 30 y 40 toneladas de ese producto, al año.

Por concepto de combustibles se gasta en territorio nacional, cerca de dos millones de litros, los cuales se usan para fumigar los hogares, téngase en cuenta además que  una tonelada de Abate le cuesta al gobierno  alrededor de mil 800 dólares  y que este producto, tan necesario,  en la mayoría  de las casas se vota al  limpiar  los depósitos con agua, sin tener en cuenta su costo  y lo que representa.

Sin dudas, es tan necesaria la participación de la comunidad para lograr niveles bajos de infestación por Aedes y ahorrar, pues estos recursos financieros  que se disponen para la campaña, y que podrían emplearse  con la colaboración de todos en diferentes menesteres de la salud pública.

Es indispensable cumplir con el autofocal familiar cada siete días, tapar bien los tanques bajos en los cuales se almacena el agua para que el insecto no pueda colocar los huevos y proliferar después.

El mosquito vive entre los humanos y el agua limpia y estancada es su mejor hábitat, en este sentido se recomienda destruir los cascarones de huevos y cualquier depósito que se  encuentre en los alrededores de las viviendas.

Sin la participación popular es muy difícil lograr el control del transmisor del Dengue y otras enfermedades mortales, el pueblo debe asumir la percepción de riesgo y desarrollar acciones de promoción de salud, teniendo en cuenta la responsabilidad individual en el autocuidado de su salud.

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre