Salvemos el mundo en que vivimos

0
11

Desde 1973, a solicitud de la Asamblea General de las Naciones Unidas,  se celebra cada cinco de junio el Día Mundial del Medio Ambiente, festejo que pretende sensibilizar a la población sobre el cuidado y conservación del mundo en que vivimos  a partir de la idea de que somos parte de la naturaleza. 

En San José de las Lajas, capital de la provincia Mayabeque, hombres y mujeres laboran en pos de preservar el entorno y así garantizar la calidad de vida de los pobladores. 

Desde el polo científico ubicado en la localidad, investigadores y técnicos elaboran productos favorables para el desarrollo agrícola que no son agresivos con el medio ambiente, tales como: QUITOMAX,  ECOMIC y ASOFER. Asimismo,  laboran en las variedades  de frijol, arroz, tomate, papa y otros alimentos de primera necesidad en la mesa cubana. 

Otro grupo de científicos lajeros trabajan en función de mitigar el cambio climático. Utilizan la caña de azúcar y sus derivados en la alimentación animal y aplican programas genéticos en aves, porcinos, conejos y rumiantes de leche y carne. 

En tanto, los profesionales del Centro Nacional de Sanidad Agropecuaria, CENSA, producen medicamentos y vacunas para uso veterinario, agrícola y humano y desarrollan sus tecnologías para combatir las plagas. 

Pero esta no es una tarea únicamente de aquellos hombres y mujeres de ciencia, la población debe asumir su roll en torno al medio ambiente;  por ello es preciso no talar los árboles, no cazar especies en peligro de extinción, evitar fogatas en los bosques, no arrojar basuras en las playas y mares y cuidar cada día la higiene de nuestras viviendas y sus alrededores. 

La efeméride del cinco de junio, Día Mundial del Medio ambiente nos regresa al pensamiento martiano cuando dijo: “La naturaleza inspira, cura,  consuela, fortalece, y prepara para la virtud al hombre. Y el hombre no se halla completo, ni se eleva a sí mismo, ni ve lo invisible, sino en su íntima relación con la naturaleza”. 

Esta fecha convida a crear tu propio entorno verde, a purificar el aire que respiramos todos, solo así podremos hablar de calidad de vida.

 

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre