Reconocen aporte de Cuba al movimiento de los festivales

El evento demostró la lealtad, solidaridad y hermandad entre Cuba y Rusia. Foto: Luis Mario Rodríguez Tomado de Granma

El fortalecimiento de las relaciones bilaterales entre Cuba y Rusia en el contexto del XIX Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes, y el aporte de la nación antillana a la cita mundial, constituyeron las motivaciones de un intercambio entre funcionarios de la embajada de ese país en la Isla, con el Buró Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) y una representación de los delegados cubanos al evento.

Sucely Morfa González, primera secretaria de la UJC, agradeció a las autoridades rusas el apoyo brindado a la que fuera «la segunda delegación más amplia que participó en el evento», lo cual simboliza la lealtad, solidaridad y hermandad entre ambos pueblos, «y permitió mostrar las experiencias de la Cuba solidaria, internacionalista, humana, pero sobre todo que es un referente para el mundo de resistencia y lucha incansable por su soberanía».

En el intercambio con los delegados, Niuvis García, presidenta de la Federación de Estudiantes de la Enseñanza Media (FEEM), declaró que la representación cubana logró visibilizar los resultados en materia de educación, deporte y salud, mientras el mejor espacio para denunciar el cerco económico que impone Estados Unidos a Cuba, las agresiones contra Venezuela y otros países del mundo fue el Tribunal Antimperialista.

Para Yisel Hernández Barrios, delegada del Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí, lo más importante fue poder compartir las experiencias de las nuevas generaciones revolucionarias y progresistas, y sentir el cariño y el respeto en los vivas a Cuba, Fidel y el Guerrillero Heroico en diferentes idiomas y acentos.

Representando al Ministerio de Relaciones Exteriores, Alejandro Behmaras, por su parte, dijo que la nación euroasiática demostró la capacidad de aglutinar a lo mejor de la juventud progresista del mundo, en un momento en que arrecian las campañas mediáticas contra países como Cuba y Rusia, por solo mencionar dos ejemplos. Sin embargo, «el hecho de aglutinar a más de 20 000 jóvenes de todas las denominaciones políticas, transmite un mensaje de que un mundo diferente es posible, de que Rusia no está sola».

El poder de los afectos como idioma universal impresionó a Ricmar Rodríguez Gutiérrez, presidente nacional de las Brigadas Técnicas Juveniles, a quien el evento le permitió encontrar el consenso en la necesidad de resolver problemas comunes como el cambio climático.

En el encuentro, donde trascendió además la capacidad estructural de la nación rusa para organizar un evento que lució por el despliegue tecnológico y la logística, Serguey Reshchikov, ministro consejero de la embajada de Rusia en La Habana, resaltó que Cuba tiene un lugar muy especial en el movimiento juvenil mundial, porque es un ejemplo ilustre de la resistencia contra la hegemonía de Estados Unidos y las condiciones difíciles que impone el bloqueo económico de esa nación.

Los jóvenes son los líderes del futuro. Necesitamos unir los esfuerzos progresistas para obtener la verdadera democracia mundial, indicó, al tiempo que mostró su satisfacción por que los jóvenes cubanos «hayan podido conocer una verdadera Rusia, que es una amiga verdadera del pueblo de Cuba».

Por favor valore el artículo

Artículos relacionados

Deje su respuesta

avatar
  Subscribir  
Notificar