Raúl Acuña Benítez, un eterno soldado

0
15

Me estremeció la noticia sobre la muerte del diputado Raúl Acuña Benítez, una persona sencilla con extraordinaria fuerza en su voz, apegada a la razón, al sentido directo, al amor inmenso a la Revolución que defendió en cada análisis desde su visión siempre certera.

Más que decir de su biografía prefiero aludir al ejemplo que deja como lección de vida, a esa manera de encausar el mejor rumbo para hacer preciso el camino en el que no se puede ceder espacio a los titubeos, a la ineficiencia y en el que a los obstáculos se enfrenta con unidad y perseverancia.

Delegado de la asamblea municipal del Poder Popular de San José de las Lajas y diputado al Parlamento Cubano por este municipiomarcó desde la serenidad el estilo muy propio de decir, unido al análisis, al poder de convocatoria para sumar y emprender entre todos soluciones a favor del pueblo.

Durante las sesiones de la asamblea municipal sus intervenciones se apropiaron del silencio de quienes le rodeaban, pues en ellas afloraba la luz y escucharle era aprender, comprender y razonar, evidentemente siempre relucía el maestro, el arte de la enseñanza le arropó en cada instante de su vida.

Hasta el último aliento estuvo en ese combate que asumen los eternos soldados, apegado al deber, al compromiso con el pueblo que lo eligió porque distinguió en él la virtud como una constancia.

Me estremeció la noticia, lo confieso, no encuentro palabras para el mejor tributo que alcance la estirpe de quien se inscribió por derecho propio en la historia de San José de las Lajas, el delegado respetado y querido por sus electores y por la asamblea municipal, el hombre sencillo y de pueblo.

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre