Raíces y tradiciones en San José de las Lajas (I parte)

0
17

San José de las Lajas, capital de la provincia Mayabeque, es un sitio donde se conserva un impresionante conjunto de valores artísticos, culturales y arquitectónicos que representan la expresión de nuestras raíces y tradiciones. Consciente de que todas estas maravillas deben ser revaloradas y preservadas, los naturales de este territorio profesamos orgullo por la gran diversidad, que constituye este paraíso nuestro.

Distingue a San José de las Lajas el interés de sus naturales por buscarle el lado bueno a las cosas; si se visita cualquier parte de la localidad lo más seguro es encontrar gente amistosa y dispuesta a ayudar siempre a quien lo necesite; probablemente esta cualidad trasciende de generaciones en generaciones.

Para hablar de la historia de San José de las Lajas y englobar las tristezas y alegrías por las que ha pasado se necesitarían mucho más que este artículo; y la razón es muy sencilla, los sueños y esperanzas que la gente deposita en su lugar de residencia hacen que cada día se escriba una nueva página en su memoria, resultando que ésta evocación cobre vida.

Como testimonio de los años y del arduo trabajo desarrollado en la localidad existen aún lugares históricos rodeados de un halo de misticismo. Ahí el tiempo se detiene y si se escucha con atención pues todavía se pueden percibir las voces de los pregoneros, el rechinar de la piedra en los caminos, en fin, pasajes dignos de ser recordados y admirados por su belleza y antigüedad.

San José de las Lajas proviene de su Santo Patrón, del cual tomó su nombre y de las grandes lajas sobre la que estaba erigida.

En esta localidad existieron tradiciones Cívicas –culturales, recreativas, religiosas, algunas desaparecieron y otras perduran y continúan cultivándose con el tiempo.

Las Fiestas Patronales:   Era la fiesta realizada por el santo Patrón del Pueblo, San José, esposo de la Virgen María.

Clasificada como fiesta cívico –religiosa, se celebraba el 19 de marzo. Su momento más importante por ser el que más personas congregaba, era la procesión, que prácticamente recorría todo el pueblo acompañada de la banda de música que hacía paradas en determinadas casas preparadas con flores, luces velas, bellos altares improvisados, coros de niños etc., de familias lajeras como los Menció, los Bazart, los Mestres, además de contar con la misa mayor.

Ese día en el pueblo se tocaba una Diana madrugadora y después de la fiesta religiosa comenzaba la cívica organizada por el gobierno municipal con Verbenas en la Glorieta del parque y en las sociedades de recreo e instrucción, fuegos artificiales, peleas de gallo, así como torneos competitivos entre los que se encontraban “El palo encebado” y otros certámenes, siendo la fiesta principal de la vida lajera.

A partir de mil 960 se cambia el nombre a estas fiestas por “Fiestas Populares”. En mil 962 se celebran los primeros carnavales socialistas del 17 al 25 de marzo, al año siguiente se trasladan para el mes julio y al constituirse las casa de cultura en mil 978 comienza a celebrarse en San José de las Lajas y otros lugares la “Semana de la Cultura” que en San José se asoció a la fundación simbólica del poblado el 16 de mayo de mil 778 y se traslada para ese día.

Esa semana tiene carácter festivo –cultural, acontecen ferias, eventos artísticos-literarios, desfiles, fiestas populares, bailables y carnavales, los cuales perduran hasta nuestros días.

Los Carnavales Tradicionales:

Se celebraban a finales de febrero con comparsas, carrozas, bailes de disfraces en las sociedades de recreo;  tenía lugar entonces la elección de estrellas, estrellitas, reinas de belleza y sus luceros que eran presentadas después al pueblo y paseadas en las carrozas. 

Este certamen servía de escenario a los vendedores para mostrar y vender los diferentes productos, muchos de los cuales sólo se vendían en este tipo de fiestas, tanto de fiambres como diferentes objetos.

Certámenes de Belleza:

La Sociedad “La Fraternidad” daba cada 25 de febrero el esperado baile de pascuas donde tocaban orquestas de otros lugares, se presentaban dos grupos y cada uno presentaba su candidata para la elección de la belleza del año. Una rencilla por estas elecciones hace que se dividiera la sociedad y surgiera entonces el “Casino Ideal” que continuó con la elección de la muchacha más bonita.

Veladas culturales del teatro Bofill:

Existían desde el período colonial, la entrada era libre con temas artístico-literarios, declamación de poesías,  presentación de obras teatrales con un repertorio variado, sainetes, entremeses, obras dramáticas, con preferencia de las comedias, además eran  invitados  oradores, escritores, políticos foráneos se alquilaba para mítines políticos, graduaciones de escuelas y hasta para peleas de boxeo.

En mil 942 se crea la compañía de artistas locales dirigida por Ángel Hidalgo, donde se amplían las presentaciones de diferentes obras y la actuación de actores invitados de otros lugares.En mil 958 se coloca la pantalla “Panorámica” era cine teatro.

Fiesta de la Inmaculada Concepción de María Patrona de Tapaste.

Con las mismas características de las antiguas fiestas de San José se realizaba el ocho de diciembre, tenía mucha afluencia de público del poblado y sus alrededores donde brillaba lo mejor de la sociedad.En la actualidad perdura la procesión que aglutina a gran parte de la población y es una de las más bellas de la provincia Mayabeque que trasciende con sistematicidad.

Torneo de las Cintas 

Era una competencia de bandos, rojo y azul, alrededor de las fiestas de San José; era a caballo y había que colocar la cinta en un pequeño aro (la cinta la llevaba el jinete en una vara). Estas han continuado efectuándose en los poblados rurales aledaños.

El baile de las Flores. 

El primero fue en mayo de mil 889 y participaron los asociados a la Sociedad “La fraternidad”, se realizaba en dependencia de la decisión de la Junta Directiva, trascendían en el mes de mayo y La Sociedad se adornaba con flores.

Es San José de las Lajas, un municipio cuyas raíces avalan su historia, en la cual queda la impronta de sus gustos, sueños y motivaciones. Es esta solo una primera parte en la que intentamos un acercamiento a las tradiciones, a esas referencias que llegan hasta nuestros días como testigos del tiempo y el latir en este lado de la geografía cubana.  

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre