Queremos amar en paz

A Cuba le asisten razones para defender su derecho a amar en paz. La soberanía de la mayor de las Antillas descansa en la consagración de generaciones de cubanas y cubanos que ofrendaron su existencia por el presente que hoy también defendemos.

60 años marcan una etapa en que Cuba ha tenido que librar otras batallas. Ha enfrentado el odio de quienes no perdonan el camino que eligió en enero de 1959, un férreo bloqueo empeñado en acorralar y asfixiar hasta la médula, campañas difamatorias, amenazas y agresiones.

A pesar de todo ello, esta hermosa isla persevera en sus sueños. Acepta desafíos y demuestra que existe una estirpe en sus hijos, que no permite amedrentarse y sí tomar mayor fuerza para cumplir cada meta.

Quizás algunos no entienden como a pesar de las dificultades económicas que vive el país, en medio de la política más hostil que asume el gobierno estadounidense hacia Cuba, por acá la vida continúa sin perder la esperanza ni el buen humor.

Aun cuando existen los que desde el chiste y la burla reniegan de sus raíces y se suman a ese empeño por desmoronar el sistema social cubano, por acá otra es la percepción. Como decía mi abuelo, nadie come miedo.

Y es que hay algo de mayor fuerza. Pueden existir carencias. Existen. Pueden existir amenazas. Las conocemos. Pero existe algo que va más allá del alcance de los más obstinados enemigos y es que todos Somos Cuba. Una razón que sabe de amor y esperanza, de sacrificio y fraternidad, de solidaridad y humanismo.

Por eso este Primero de mayo, el asombro volverá a estremecer a los ilusos. Será un día de júbilo, pero también de firmeza. Puede que el Sol acompañe desde el amanecer o que la lluvia traviesa aparezca. De cualquier manera, será nuestro rito, ese que tendrá colorido, lemas, entusiasmo y el protagonismo de cubanas y cubanos a todo lo largo y ancho del país.

Queremos amar en paz
5 (100%) 35 votes

Artículos relacionados

Deje su respuesta

avatar
  Subscribir  
Notificar