Presidente cubano arremete contra la burocracia y llama a fortalecer la economía

 Tomado de Radio HC

Bayamo, 10 may (RHC) “Pelear todas las guerras posibles contra la burocracia, la lentitud en las decisiones administrativas a cualquier nivel y las manifestaciones de insensibilidad ante problemas que generan malestar innecesario en la población, tiene que ir aparejado a los esfuerzos del país por robustecer la economía desde la explotación máxima y eficiente de las potencialidades locales”, manifestó el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel durante las conclusiones sobre su visita de trabajo a la provincia de Granma.

Este principio, reiterado por el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, tipificó la reunión de conclusión de la visita del Consejo de Ministros a Granma; colofón de un sistema de trabajo que legitima la vinculación directa del Gobierno central con la cotidianidad de la vida económica y social de los territorios cubanos, destaca el periódico Granma

Antes de pasar revista a los resultados del intercambio que desde el miércoles sostuvieron con directivos y trabajadores de entidades de la mayoría de los sectores de la sociedad, así como en encuentros con la población, se precisó que de las 33 acciones acordadas en la primera visita de este tipo realizada en junio de 2018, 17 habían sido cumplidas y 16 estaban en alguna etapa de respuesta; varias con lentitud respecto a los cronogramas definidos, como la edificación de obras sociales en Yara, el programa de restauración de viviendas patrimoniales en Manzanillo y la corrección constructiva en la ejecución del acueducto de esta ciudad costera.

Ante la explicación del presidente del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos, Antonio Rodríguez, y la vicepresidenta de los Consejos de Estado y de Ministros, Inés María Chapman, sobre las acciones de revitalización de los sistemas de rebombeo, cambios de tuberías y de aditamentos conectores, supresión de salideros y otras acciones en Manzanillo, el mandatario valoró la pertinencia de sacar las lecciones del tremendo costo que resulta, para la nación, las inversiones mal ejecutadas o faltas de control.

Convocó a impregnar agilidad en las soluciones que se anuncian con prontitud o ya tengan recursos de respaldo nacional (como la terminación de los sectores 9 y 10 o el equipamiento de una brigada especializada en salideros); en tanto los problemas que esperan plazos mayores deberán ser paliados con propuestas asequibles.

Entre estos casos, ejemplificó la existencia de 101 edificios multifamiliares que no disponen de cisternas y demandan alta presión en el bombeo; un problema que pudiera atenuarse con la colocación de baterías de tanques de concreto fabricados en la producción local de materiales de construcción.

En relación con el asunto, Díaz-Canel trajo al debate el caso de una solicitud de explotación de cantera realizada desde Manzanillo al nivel central un año atrás, aún sin respuesta; sobre la cual pidió cuentas y criticó la irracionalidad y las demoras innecesarias.

«No podemos avanzar si somos lentos en las decisiones. Lo que deba estar centralizado, que se centralice, pero que sea rápido», dijo. «Si la respuesta es no, decirlo enseguida, y si es sí, más rápido todavía. Estas son las burocracias y las trabas por gusto».

En la misma visión crítica de los problemas cotidianos que complicamos por ser lentos e insensibles, el Presidente pidió explicación y depuración exhaustiva de responsabilidades, tras conocer un ejemplo de desabastecimiento de aceite comestible en las tiendas Caribe de Bayamo, cuando había en almacén un contenedor con mil 500 cajas del surtido. De igual modo lo hizo ante el bache en la venta de arroz liberado.

«Estas son las cosas que no pueden pasar, mucho menos en los momentos actuales en que el país hace un esfuerzo, dedicándole financiamiento casi que a alimentos nada más. Es muy irresponsable que lleguen y no se vendan rápido a la población.

«Sigo insistiendo en que los tiempos no están para ser lentos. Es preciso trabajar diferente, con estilos de trabajo proactivos. Aquí no hay espacio para la calma ni el acomodamiento. A todos los dirigentes de todas las instituciones hay que exigirles que tienen que ser ágiles».

Animado por las experiencias de Granma en la búsqueda de soluciones económicas locales tanto en la producción de alimentos humanos y animales, en el fomento de nuevos rubros exportables, en la informatización y la prestación de servicios, y otros ámbitos, el Jefe de Estado insistió en consolidar cada vez más el fortalecimiento de la empresa estatal con nuevos encadenamientos y no perder la ruta del acompañamiento de la ciencia generada territorialmente.

Entre las indicaciones puntuales vinculadas a la provincia, con extensión al país, el primer mandatario subrayó expandir las experiencias de la genética ganadera en la transferencia embrionaria; revisar los resultados efectivos del rendimiento de las tierras entregadas en usufructo; rehabilitar la fabricación de máquinas de riego en la Empresa Mecánica Bayamo; estudiar el aprovechamiento de los residuales del mármol; rescatar las granjas de la acuicultura; recuperar los atrasos en las inversiones de la agricultura, principalmente del arroz; potenciar el rol de Acopio en el balance de alimentos en Granma, y resolver específicamente las deficiencias que en la atención primaria de salud generan congestión de los servicios en los cuerpos de guardia de los dos hospitales provinciales, así como transformar el deteriorado local de atención a familiares de pacientes graves en el hospital Carlos Manuel de Céspedes, de Bayamo. (Granma)

Presidente cubano arremete contra la burocracia y llama a fortalecer la economía
5 (100%) 2 votes

Artículos relacionados

Deje su respuesta

avatar
  Subscribir  
Notificar