Por un mayor rendimiento escolar

0
10

Aunque los resultados de los exámenes de ingreso en San José de las Lajas superan los del curso precedente, no constituyen todavía un signo de satisfacción por cuan bajos se mantienen los índices de aprobación en las tres asignaturas que se evalúan.

Analicemos los siguientes resultados;  el examen de español lo aprobó este curso el 85,2 por ciento de estudiantes, cifra que supera  el  77, 4  del período lectivo precedente;  en matemática el 59,4 por ciento  de aprobados en el curso 2014-2015 deja atrás el preocupante 28, 8 por ciento alcanzado en la etapa anterior, similar situación con Historia que va del el 50 por ciento de aprobados hasta el 71, 4 este curso.

Evidentemente hay un salto en comparación con el curso anterior, pero aún no es el suficiente, no es el que se añora.

Algunos consideran la severidad de los exámenes de ingreso superior a la de las evaluaciones practicadas durante el período lectivo;  para otros la preparación del estudiante aún no es suficiente.

Para mí, la clave está en la ausencia del estudio diario,  ese hábito que aún languidece en no pocos, también en la necesidad de mayor calidad de las clases y  en el rigor y exigencia de los profesores y  la familia.

Porque hablemos francamente, la responsabilidad total no es de la escuela, también es de la familia, encargada de incentivar desde los primeros años el hábito de estudio diario y no para días antes del examen, comprometida además con el cumplimiento de los deberes de del estudiante de manera óptima.

Esa responsabilidad implica apoyo y no suplantación de tareas orientadas en clases;  por ejemplo, trabajos investigativos, que en ocasiones son asumidos por padres y familiares, interfiriendo la investigación por parte del educando.

Hay correspondencia entre el examen de ingreso a la Educación Superior y las clases impartidas durante el período lectivo? ¿Tras cada corte evaluativo, existe el plan de medidas con los estudiantes cuyos resultados corroboran insuficiencias?

Coinciden algunos en la existencia de problemas de interpretación a la hora de los alumnos enfrentar los exámenes de ingreso, si esto es perceptible. ¿Entonces donde trabajar más? ¿En una manera más eficaz de redactar el examen o en la interpretación de los educandos?

No es secreto el déficit de cobertura de personal docente existente en el municipio San José de las Lajas y también la contratación a profesionales que suplen esa carencia;  ahora bien, los resultados están ahí, marcan un adelanto pero no el suficiente, demuestran que se trabaja, pero aún debe hacerse más.

¿Qué falta entonces? Mayor exigencia a la escuela y la familia.  Aprender a estudiar es tarea permanente; no se trata de hacer las tareas diarias y ya, se ha de consultar bibliografías orientadas en clases a fin de fortalecer los conocimientos, es menester volver a lo recibido en el aula, despejar dudas y razonar.

El rigor que el estudiante enfrenta cuando comienza la Educación Superior en ocasiones repercute en encontronazos, que tendrá que resolver si quiere hacer realidad la aspiración de ser un egresado universitario.

En fin, para mayores resultados en los exámenes de ingreso es imprescindible estudio diario, interés, calidad en las clases, conciencia y control sistemático, no se trata de una carrera de alta velocidad, se trata de un entrenamiento diario para un  alto rendimiento.

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre