Por amor a la vida y a la naturaleza

0
20

Hoy  se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente, titulares  en todos los medios de comunicación masiva refieren la trascendencia de la efeméride y las acciones que emprenden en distintas latitudes a favor del entorno.

 Sin embargo, decido esta vez acercarme nuevamente a José Martí, con la certeza de encontrar en el más universal de los cubanos una lección oportuna escrita desde ayer para hoy y mañana.

“Y el único camino abierto a la prosperidad constante y fácil es el de conocer, cultivar y aprovechar los elementos inagotables e infatigables de la naturaleza. La naturaleza no tiene, celos, como los hombres. No tiene odios, ni miedo como los hombres. No cierra el paso a nadie, porque no teme de nadie”

Así escribió José Martí, quién también reflejó en su obra el amor al entorno, desde la prosa plena de análisis y convocatoria y desde la poesía sublime en que sentidos versos reflejaron la influencia del amor y respeto que profesaba por la naturaleza.

Mi verso es como un puñal
Que por el puño echa flor:
Mi verso es un surtidor
Que da un agua de coral.

Mi verso es de un verde claro
Y de un carmín encendido.
Mi verso es ciervo herido
Que busca en el monte amparo…

Martí  desde siglo pasado alertó sobre la falta de piedad de algunos sobre la naturaleza, las consecuencias de actitudes malsanas

“Preocupa a los hombres cuerdos la tala brutal y avariciosa de los especuladores que no ven que la fortuna rápida que acumulan criminalmente y a expensas de la fortuna pública, arrebata a la nación una fuente de riqueza permanente. No tanto por lo que traen en sí los bosques de buenas maderas, cuanto por la protección y amparo que dan los bosques a la comarca”.

El Día Mundial del Medio Ambiente es la mayor celebración global para la acción positiva por el medio ambiente designado por la Asamblea General de las Naciones Unidas, del 15 de diciembre de 1972para sensibilizar a la opinión pública respecto de la necesidad de preservar y mejorar el medio ambiente.

Martí, convoca, alerta insta a una mayor sensibilidad a madre Natura

“No concibo propósito más alto que el de enseñar cómo tomar de la naturaleza aquella serenidad y justicia y consuelo y fe de que está rebosante, -y cómo sacar de nosotros mismos, por el ímpetu de un alma evangélica, y por la frecuentes reuniones de una amistad cultivada, la capacidad que tenemos, para la consecución de la felicidad, de reconocer y de confiar en la armonía de nuestra naturaleza y en esa constante relación de la naturaleza y el hombre, cuyo conocimiento da a la vida un nuevo sabor, y priva a la tristeza de buena parte de su veneno y su amargura.”

Hagamos de este día un motivo más para defender la vida.

“La naturaleza inspira, cura, consuela, fortalece y prepara para la virtud al hombre. Y el hombre no se halla completo ni se revela a sí mismo, ni ve lo invisible, sino en su íntima relación con la naturaleza…”

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre