Pimienta: el hermano menor de Fidel

Desde el primer encuentro la vida de Fidel Ramón Pimienta Torres quedó marcada por la imagen de un hombre que a todas luces es guía, líder, sendero ejemplo indiscutible, inalienable pasión de pueblo: Fidel Castro Ruz.

Pimienta se deleita con el recuerdo, lo evidencia la sonrisa de satisfacción que muestra al evocar el encuentro nacional de la juventud en el año mil novecientos 91 en el que él tendría el honor de atenderlo como gastronómico en el protocolo.

“Llegó manejando un jeep y me pregunta, imagino que por el uniforme, si sería yo quien lo atendería, e inmediatamente me pide lo  acompañase al surco donde un grupo de jóvenes participaban en la recogida de papa…”

  “Así fue como conocí a Fidel” -me comenta y media en nuestro diálogo una pausa, esa que demuestra la emoción por los recuerdos… “ese día no lo podré olvidar nunca, Fidel me contó de su gusto por la cocina, de su preferencia por el queso y las pastas. Se mostró campechano, risueño, gracioso, como un cubano rellollo que enseguida me hizo sentir cómodo en su presencia, parecía que lo conocía de toda la vida y que éramos viejos amigos.

Recuerdo  que me preguntó mi nombre. Fidel Ramón Pimienta Torres, le dije, y enseguida me comentó: “si te llamas Fidel como yo y Ramón como mi hermano, entonces tú puedes ser mi hermano menor”.

En otras incontable ocasiones Pimienta que hoy cuenta con 53 años de edad tuvo la posibilidad de atender al líder de la Revolución Cubana en actividades de protocolo de varios eventos, en los que conversaron una y otra vez. “Tuve siempre muchas ganas de decirle que me había convertido en el capitán del restaurant Vita Nova de San José de las Lajas, por lo de su preferencia por las pastas, centro que él inaugurara  hace 48 años, no sé por qué nunca se lo dije, será porque siempre hubo cosa más interesantes de que hablar, ojalá con este trabajo se entere ahora”

 Me comenta además que siempre ha sido fiel a los ideales del líder histórico de la Revolución Cubana, que se esfuerza por ser un buen trabajador, un hombre de familia, leal a Cuba y a los valores aprendidos desde la niñez.

“Una vez me propusieron quedarme en Italia, hoy sería quizás un hombre con dinero, y mientras otros desertaron yo regresé, tenía y tengo mucho en esta isla, una madre, un hermana, compañeros, amigos, mi trabajo y a mi hermano mayor Fidel;  no podía fallarle a tanta gente”. 

 

 Si tengo un hermano (Silvio Rodrígez)

Por favor valore el artículo

Artículos relacionados

Deje su respuesta

avatar
  Subscribir  
Notificar