No al despilfarro

0
23

Ahorrar es una palabra de moda por estos tiempos cuando la crisis mundial que sacude al mundo   ha convertido este vocablo en sinónimo de urgencia.  Economizar en cambio en cada familia cubana significa la enseñanza desde pequeños de garantizar no gastar más de lo requerido defendiendo así los intereses del núcleo familiar.

Extrapolar entonces el ahorro a los centros laborales y a lugares destinados al disfrute de todos cobra igual valor porque somos nosotros los encargados de salvaguardar los bienes de uso colectivo como única garantía de asegurar un futuro próspero para todos.

En el último semestre del año 2016 importantes medidas adoptaron entidades estatales de San José de las Lajas para evitar el consumo innecesario de energía y la indisciplina en torno a este tema,
acciones que han demostrado cuanto se puede ahorrar cuando se impone la voluntad colectiva.

El uso de energías alternativas como el biogás es una experiencia que se extiende en zonas ganaderas, iniciativa a la que se suma además el montaje de paneles solares fotovoltaicos, opciones que no solo garantizan electricidad, sino que contribuyen a la preservación de los recursos no renovables y el cuidado del ecosistema.

Aunque los resultados en el municipio lajero no son todo lo loable que se quiere porque existen entidades que todavía incumplen con el plan establecido para el ahorro de energía, sí se aprecian pasos favorables en este sentido.  El despilfarro  es un mal que se combate con exigencia y control,
garantizar que se utilicen adecuadamente los recursos es tarea de todos.

Ahorrar no puedeconvertirse en un maratón de última hora apremiado por la urgencia que impone la situación mundial existente, si no que debe ser un hábito a seguir como medida preventiva en todos los tiempos.

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre