No al cigarro, una saludable elección

Fumar daña la salud. Este es un eslogan archiconocido que aún no acaban de interiorizar quienes tienen al cigarro como compañero inseparable.  

 

Sobre el tema mucho se habla y discute y aún quedan personas que no advierten los perjuicios que ocasiona el mal hábito de fumar. Según especialistas en el tema, el cigarro mancha las uñas, labios y dientes; produce cáncer bucal y de pulmón; altera el sistema nervioso y contamina el medio ambiente.

No menos importante es el olor desagradable que deja en las manos, pelo y cara a la persona que fuma. Sin embargo, esta es una responsabilidad de cada individuo; pues peor es dañar a los demás, conocidos como fumadores pasivos.

Los fumadores pasivos son víctimas de la negligencia e irresponsabilidad de otros. En ocasiones son niños, mujeres embarazadas o ancianos que se perjudican mucho más con el humo que expulsa el fumador.

Ser consecuente y respetuoso con los otros, debe ser un deber cotidiano y ciudadano, por tanto, empiece y diga No a ese asesino con cara de ángel.

Por favor valore el artículo

Artículos relacionados

Deje su respuesta

avatar
  Subscribir  
Notificar