NO al bloqueo

0
60

 Hoy es uno de esos días que huele a noticia. Nilda mi vecina como de costumbre tocó a mi puerta para compartir una taza de café y dejó escapar una pregunta casi a la par del saludo mañanero, ¿Nos quitarán el bloqueo?

Interrogante que habita en Cuba que por más de 50 años padece el cerco impuesto por Estados Unidos.

Hoy, la Asamblea General de la ONU votará un nuevo proyecto de resolución sobre la necesidad de levantar el bloqueo estadounidense contra Cuba, vigesimoquinta ocasión en que a nombre del pueblo cubano se exige el levantamiento de la fatídica medida.

Los efectos del bloqueo están ahí, en esa visibilidad que conmueve a millones de personas en el mundo.  Las multas impuestas por EE.UU. y su actual administración ascienden a más de 11 mil 500 millones de dólares, en tanto el total de pérdidas monetarias por el bloqueo llega a 116 mil 800 millones de dólares.

Aunque recientes medidas dispuestas por el gobierno estadounidense de alguna manera suavizan su política hacia la mayor de las Antillas, aún Cuba no puede exportar e importar libremente productos y servicios hacia o desde los EE.UU.

El impacto del bloqueo deja sus nefastas huellas en todos los sectores de la sociedad cubana, así testifican sus daños en el sector de la salud al obstaculizar la adquisición de medicamentos destinados para tratamientos como el cáncer u otros de largo y corto plazo que afectan directamente a la población.

Soy parte del 70 por ciento de cubanos que nació bajo el bloqueo. Un apellido que no elegimos y que ha permanecido durante más de medio siglo imponiendo daños en todas las áreas de la vida.

Una vez más, hoy el tema del bloqueo de nuevo estará en la ONU, allí se alzarán voces de personas de buena voluntad apegadas a la razón y a la justicia para apoyar a Cuba en su legítimo reclamo del fin de esa política hostil que más allá de sus oscuras pretensiones, no ha logrado aniquilar la alegría ni la perseverancia de cubanas y cubanos resueltos a defender cada una de las conquistas erigidas a la par de ese mal apellido que indeseablemente nos acompaña: Bloqueo.

Ya levanta el día, y sé que al igual que a Nilda mi vecina, a muchos nos ocupa la misma interrogante, ¿Nos quitarán el bloqueo? Pienso, que es hora ya.

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre