Nadie tiene la verdad absoluta

0
17

Recientemente en las redes sociales apareció una imagen que graficaba cuan distinto puede ser el mundo en dependencia de la óptica con que se mire.

Dos hombres uno frente a otro discutían sobre cuál era el número pintado en el suelo entre ellos, para uno, era el 6 y para el otro colocado en una posición opuesta, justo el 9.

Algo similar ocurre en el mundo de los daltónicos que aunque no definen los matices de colores, logran también como el resto de las personas apreciar (con lo que me atrevería a llamar su versión de coloraciones) un universo diferente y discernir desde su visión los tonos realmente bellos.

A lo largo de la historia científicos como Galileo Galilei, físico y astrónomo italiano demostraron la constante evolución del conocimiento al contradecir las ya arraigadas teorías Aristotélicas.

Así de simple y de compleja puede ser la visión de un lado o de otro, lo importante es, a mi juicio, no juzgar a los demás por no pensar igual, no creernos poseedores de la verdad.

El diálogo, la investigación, la actividad reflexiva, aprender a ponernos en la posición de los otros, escuchar, estar dispuestos siempre a intercambiar ideas de forma pasiva y respetar los criterios ajenos, aun cuando estemos en desacuerdo son fórmulas que permitirán garantizar una buena convivencia en todas las esferas de la vida, cuando se ha demostrado que nadie tiene la verdad absoluta.

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre