Mozambique en el corazón de un bombero cubano

0
83

La solidaridad de Cuba con los pueblos del mundo se patentiza en las más diversas aristas, en las que prima la profesionalidad y el amor infinito de los hijos de esta isla caribeña por sus semejantes. Así lo revela en su diálogo exclusivo para este órgano de prensa Ernesto Besga González, especialista de Rescate y Salvamento del Comando Provincial de Bomberos, con sede en San José de las Lajas, capital de Mayabeque, quien cumplió misión internacionalista en la República de Mozambique.

A propósito de celebrarse hoy el aniversario 322 del Cuerpo de Bomberos de Cuba;nos acercamos a su experiencia.

 

Periodista-¿Cuándo y cómo llegas a Mozambique?

Eduardo Besga González-Llego a Mozambique en Agosto del 2012, producto de un convenio de colaboración entre los Ministerios del Interior de Cuba y Mozambique, con el fin de aumentar el nivel profesional de las fuerzas del Servicio de Salvación Pública que es adonde pertenecen los Bomberos; para ello se realizó un proceso de selección entre candidatos de todas las provincias del país y yo tuve el privilegio de ser uno de los elegidos.

P- ¿Cuál fue el objetivo de esta misión?

EBG-El objetivo de esta misión fue elevar el nivel profesional de los bomberos en ese país. Allí estuvimos 5 profesores cubanos, un pinareño, un espirituano, un tunero, un holguinero y yo.Paraimpartir las clases contábamos con los programas de estudios elaborados en nuestra Dirección Nacional del Cuerpo de Bomberos, se impartieron un total de 8 cursos, con duración que variaban de acuerdo al nivel con que se culminaba (5 básicos, 2 elemental y 1 de salvamento y rescate).

P- ¿Qué actividades concretamente realizaste allí?

EBG- Fui profesor de las asignaturas vinculadas a mi especialidad, la de salvamento y rescate, además de tener la suerte y el privilegio junto a otro compañero de impartir y dirigir desde febrero y hasta junio del 2014 el primer curso de Técnicos de Salvamento y Rescate en ese país.

P- ¿Cómo fue la acogida de los cubanos allí?

EBG- En Mozambique se conoce bastante de Cuba y eso es debido a que en los años 80 muchos jóvenes casi niños vinieron gracias a la Revolución Cubana a estudiar a Cuba, por donde pasas y se dan cuenta de que eres cubano enseguida comienzan a decirte: Cubano aquí queremos a Cuba y a Fidel.Les encanta el tabaco y el ron cubano. Lo otro que resulta gracioso es que creen que todos los cubanos que estamos allá somos médicos y en cualquier lugar te hacen una emboscada para preguntarte sobre  sus padecimientos, y uno no sabe ni que decirles, pero el mozambicano es una persona extremadamente educada, respetuosa, y por sobre todo muy calmada.

P- ¿Cuánto considera que aportó su trabajo en ese país?

EBG-No creo que haya sido mi trabajo lo que más aportó, a mi entender la hermandad que se logró entre los profesores cubanos y los estudiantes mozambicanos es el mayor logro, ni la barrera del idioma le pudo poner freno a esa amistad, son sorprendentes los estudiantes mozambicanos, sus ansias de aprender, su educación, el respeto, esas cosas fueron para mí los mayores logros, además de saber que se cumplió el objetivo pues en los exámenes se demostraron los conocimientos adquiridos.

P- ¿Anécdotas y recuerdos que conserva de esta experiencia?

EBG-Muchísimas, y algunas graciosas, recuerdo que alguien en cuanto llegué me contó que los viernes, que para ellos se llama sexta feria, es el día de los hombres y está autorizado a dejar a su mujer en casa y salir con otra sin ningún tipo de problema. En ocasiones llegábamos a lugares y comenzábamos a hablar y era como si estuviéramos en un lugar donde nadie nos entendía y al rato salía algún mozambicano y nos decían: Cubano que bolá, yo estudie en Marianao. Las equivocaciones que cometíamos en cuanto a la pronunciación del lenguaje en más de una ocasión culminaron en risas pues nadie nos entendía.Por otro lado también cosas muy tristes, la opulencia del poder y la riqueza en la ciudad de Maputo que es la capital y la pobreza extrema en sus alrededores, los niños que trabajan los domingos mientras los padres están de descanso, la salud que se cobra y bien cara.Nosotros los cubanos no estamos acostumbrados a eso.

P-¿Qué le atrapó de la cultura Mozambicana?

EBGSu música, se parece bastante a la nuestra, tienen unos ritmos que cualquier cubano que lo oye comienza a mover la cintura, entre ellos la Kisomba, el Kuduro, la Marrabenta, me impresionó también el respeto a lo que hacen, la educación de casi todos incluyendo los niños.

P-¿Cuánto dejó en Cuba para ir a Mozambique?

EBG-Pues dejé mucho, atrás dejé a mis hijos, mi esposa, mi mamá, los amigos, pero lo hacía por una buena causa, eso compensaba la decisión de mi viaje.

P-¿Estaría dispuesto a cumplir otra misiónen ese u otro país?

EBG-Pues mira que sí, y si me dieran a elegir volvería a ir a Mozambique, es mi segunda patria, dejé muy buenas amistades, recuerdos muy gratos, y por sobre todo dos años completos de mi vida, así que te puedes imaginar si iría o no otra vez.

La misión en Mozambique de Ernesto Besga González, especialista de Rescate y Salvamento del Comando Provincial de Bomberos con sede en San José de las Lajas, es fruto de la obra de la Revolución Cubana por el mundo.

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario aquí
Por favor introduzca su nombre